Visa canadiense: ¿cómo obtenerla sin moverte de tu casa?

Visa canadiense: ¿cómo obtenerla sin moverte de tu casa?

Gracias a Eta Canadá el viaje de tus sueños está más cerca que nunca. Conocer Vancouver, Toronto y hasta las increíbles Cataratas del Niágara ahora es más simple porque podrás realizar el visado online para acceder al segundo país más extenso del mundo y descubrir todos sus secretos.

La tecnología permite realizar trámites sin siquiera levantarte del sillón. Tan sólo basta con encender la Tablet, computadora personal o simplemente desbloquear el smartphone para acceder a ETA Canadá y obtener un visado que permite al acceso a Canadá. Todo en un abrir y cerrar de ojos. Fácil, rápido y sin problemas.

Canadá es uno de los países más visitados del mundo. El éxito en turismo se basa en la variedad de paisajes que incluyen cataratas, espacios verdes, pistas de hielo y parques Celtas combinados perfectamente con los rascacielos más altos del mundo y la tecnología vanguardista de ciudades como Vancouver y Ottawa.

¿Qué hacer en Canadá?

No existe nada que pueda arruinar tus vacaciones en Canadá. Ni siquiera el clima, ya que la diversidad de actividades, excursiones y escenarios trasciende cualquier tipo de lluvia o nieve. Por ejemplo, en días soleados es ideal realizar actividades de aventura en Whistler, una ciudad ubicada a apenas dos horas de Vancouver. Allí se puede realizar ecoturismo, paseos en tirolesa, chapuzones en los diferentes lagos y senderismo de montaña. Whistler es uno de los mejores lugares del mundo para esquiar, subirse a la tabla de snowboard u optar por las aguas termales del spa.

Déjate seducir por los saltos acuáticos de Niágara

Si eres amante de los paisajes prepara tu mejor cámara y equípate acorde a la aventura porque las Cataratas del Niágara son deslumbrantes. Ubicadas en el límite entre Canadá y Estados Unidos, estos saltos de agua de 64 metros generan ruidos estruendosos producto de la confluencia del agua de todos los lagos que se junta para descender desde Horseshoe Fall. Te recomendamos ir hacia Table Rock que es el lugar ideal para tomar las mejores panorámicas. Además, si viajas en invierno verás como el agua se congela pudiendo ver este fenómeno desde el aire gracias a los paseos en helicóptero. Se estima que más de 14 millones de personas se acercan a Niágara para formar parte del espectáculo.

Un pedazo de Europa dentro de Canadá

Quebec es una porción del viejo continente colocada en América del Norte. En el corazón de la región francesa de Canadá se esconde esta ciudad amurallada con calles de adoquines que te remitirá al pasado. Se trata de una ciudad ideal para visitar en pareja o familia gracias a una atmósfera de calma y romanticismo en cada rincón. Es una salida ideal en invierno cuando la nieve se combina con los faroles que decoran las calles al compás de la mejor música navideña.

Toronto, desde la altura

Se trata de la metrópolis más grande de Canadá. Vanguardismo a cada paso, arquitectura de primer mundo y la torre CN que es el ícono de la ciudad. Si eres amante de los rascacielos o tu sueño siempre fue subirte a uno puedes cumplirlo para ascender a 556 metros y observar el movimiento frenético de una ciudad que nunca duerme. Tras esta experiencia única se puede visitar el acuario, el zoológico, las galerías de arte o bien ir al mercado de comida para deleitarse con todo tipo de platos y los mejores tragos del mundo.

Ottawa, cultura y diversión

Resulta imposible aburrirse en la capital canadiense. En verano, la Colina del Parlamento ofrece las mejores vistas a la ciudad, mientras que las galerías, la variedad de museos y los artículos del mercado son muy buenas opciones. Tras recorrer el casco histórico, se puede acceder al Parque Gatineau para formar parte de la naturaleza. Si viajas en invierno, el canal Rideau se transforma en la pista de hielo más extensa del mundo.

Terranova, tierra de vikingos

A través de la Ruta 430 se encuentran dos destinos imperdibles y declarados Patrimono Mundial: el Parque Nacional Gros y la casa de Leif Eriksson. El Gros tiene paisajes de ensueño por sus lagos combinados con las montañas y bosques verdosos. Avanzar por la ruta pegada al mar es otro sueño hecho realidad que vale la pena descubrir hasta llegar a la punta de la isla donde está el recuerdo vikingo de Eriksson.