Él siempre está de tu lado

Él siempre está de tu lado

Pbro. Lic. Salvador González Vásquez

Cuando tengas que enfrentar al enemigo, ten la seguridad, que Dios estará contigo.  

Porque tus fuerzas no son suficientes para vencer al adversario. Pero con la ayuda de Dios, podrás estar a salvo.

Dice el profeta Jeremías: "Pero el Señor, guerrero poderoso, está a mi lado; por eso mis perseguidores caerán por tierra y no podrán conmigo; quedarán avergonzados de su fracaso y su ignominia será eterna e inolvidable".

(Jer. 20,11).

DIOS, TU MEJOR ALIADO

Dios, es tu mejor aliado. Porque él, ha hecho una alianza contigo;  y si tú estás con él,  él siempre estará  contigo.

No temas a la maldad del hombre. Porque éste podrá golpearte, pero nunca va a dañar tu espíritu. 

Ya que tú alma, no está en poder del hombre; salvo que tú se lo permitas. 

EN TU ALMA MANDAS TU

Y nadie tiene poder sobre tus pensamientos; y ninguno puede cambiar tus sentimientos. Porque en tu alma solo 

mandas tú. Y si tienes fortaleza de espíritu, nadie podrá llegar

a dañarte.

Hoy, nos dice Jesús: "No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma". (Mt.10,28). Hay muchos asesinos del espíritu. Y de esos, si tenemos que preocuparnos.

Hay algunos, que con sus palabras mal intencionadas, te pueden robar la alegría, y el gozo de creer y de esperar. Pero si tú alma está fuerte, nadie podrá destruirte.

ESPÍRITU

Ya que los peores enemigos, son aquellos que te roban las ilusiones; y con sus palabras, apagan la luz de la alegría. Y a esos enemigos, los tenemos muy cerca. Por eso, éstos son un verdadero peligro.

Pero, si alimentas el espíritu con la palabra de Dios, vas a estar protegido, y nadie va a poder dañarte.

Porque hay algunos, que quieren torturar tu alma; pero si tienes a Dios, nadie te robará la paz.

No dejes que el corazón permanezca vacío, porque así, cualquiera puede invadirlo con ideas falsas.

Y Dios, que nos conoce profundamente, sabe lo que tú necesitas; y él te dará las armas que vas a ocupar, para que no te sientas desamparado.