Schwartzman suma en París su triunfo 50 en Grand Slam y busca la mejora

Schwartzman suma en París su triunfo 50 en Grand Slam y busca la mejora

A-AA+

Diego Schwartzman superó con problemas la primera ronda de Roland Garros, su triunfo 50 en Grand Slam que le abre la puerta de mejorar en su grande favorito y enderezar una temporada que no está en las mejores condiciones.

"Estas estadísticas están bien, me ponen orgulloso del trabajo de tantos años y me invitan a seguir adelante. Las sigo porque te dan la pauta de lo que vienes haciendo", dijo el favorito 15 tras derrotar al ruso Andrey Kuznetsov, procedente de la fase previa, por 6-3, 1-6, 6-4 y 6-2.

Fue un triunfo trabajado, en un partido incómodo de esos en los que te tienes que emplear y el "Peque" lo hizo a fondo, sabedor de lo importante que es superar rondas cuando no se juega bien.

Se puso un 6 sobre 10 de nota, aprobado porque superó el trámite, pero sabedor de que hay cosas que tienen que mejorar en su tenis, ajustes que debe afrontar para volver a su mejor versión, la de 2020, cuando alcanzó la semifinal de Roland Garros e ingresó en el top 10.

La progresión vendrá con los triunfos, que le permitan seguir en la pista e ir dando pasos en la buena dirección.

El siguiente será determinante, ante un rival que conoce bien, el español Jaume Munar, con quien se entrenó en Mallorca hace unas semanas, un experto sobre la tierra batida "que es muy inteligente y sabe sacar partido de los puntos débiles del rival", analizó.

Por delante tiene dos días de entrenamiento que pueden servirle para avanzar en la recuperación de su juego y si supera a Munar (que derrotó al alemán Daniel Altmaier por 6-1, 6-3, 4-6 y 6-3) ganará margen para seguir adelante.

Porque su objetivo, dijo, es superar la primera semana en París, algo que ha hecho en tres ocasiones en el pasado y que considera importante para el futuro de su carrera.

"En los últimos años lo pude lograr muchas veces, acá y en otros Grand Slam. Es algo que te da mucha confianza y genera respeto en los rivales (...) Poder terminar esta primera parte del año con un buen Roland Garros sería muy importante para lo que sigue después", dijo.

Schwartzman echa la vista atrás para repasar algo de ese medio centenar de triunfos en grandes y, cuando le invitan a elegir tres no duda en señalar la victoria contra el alemán Alexander Zverev en el Abierto de Estados Unidos de 2019 y los cuartos de final de Roland Garros en 2020 contra el austríaco Dominic Thiem, que le abrieron las puertas del top 10.

Para la tercera tiene más dudas, y menta el duelo de octavos contra el sudafricano Kevin Anderson en Roland Garros de 2018, -"un partido que tenía perdido y que no entiendo como gané"- o una derrota, la que sufrió frente al italiano Marco Berrettini en Wimbledon en 2019, porque "fue un partidazo, la primera vez que en pasto me sentí muy bien, un duelo importante para mi carrera".