Llevarán tecnología de la Fórmula 1 a autos de calle

Llevarán tecnología de la Fórmula 1 a autos de calle
En fechas recientes los límites entre los distintos tipos de vehículos se han ido superando y ya es más común presenciar como la tecnología se comparte en plataformas que antes eran muy independientes. Ahora la firma alemana Mercedes da una muestra de ello: la próxima generación de su modelo AMG verá la incorporación de un turbocompresor de gases de escape eléctrico, inspirado en la tecnología desarrollada originalmente para el equipo de Fórmula 1 del fabricante de automóviles.
La tecnología se desarrolló en colaboración con Garrett Motion y busca resolver los objetivos conflictivos entre un pequeño turbocompresor de reacción rápida con un rendimiento pico relativamente bajo y un gran turbo con un alto rendimiento. Hay un motor eléctrico delgado integrado directamente en el eje del cargador entre la rueda de la turbina en el lado del escape y la rueda del compresor en el lado del aire fresco. Mide unos 4 centímetros, y Mercedes-AMG lo llama el "punto culminante" de este sistema.
"Hemos definido claramente nuestros objetivos para un futuro electrificado. Para alcanzarlos, confiamos en componentes discretos y altamente innovadores, así como en ensamblajes", comentó el presidente de Mercedes-AMG, Tobias Moers. "Con este movimiento, complementamos estratégicamente nuestra tecnología modular y la adaptamos a nuestros requisitos de rendimiento. En un primer paso, esto incluye el turbocompresor electrificado, un ejemplo de la transferencia de tecnología de Fórmula 1 a la carretera, algo con lo que llevaremos los motores de combustión turboalimentados a un nivel de agilidad previamente inalcanzable", agregó.
El motor eléctrico mencionado anteriormente impulsa la rueda del compresor antes de que acepte el flujo de gases de escape, mejorando así la respuesta inmediata de la velocidad en vacío y en todo el rango de velocidad del motor, según la firma de automóviles alemana. En otras palabras, elimina el retraso del turbo.
La electrificación del turbocompresor también da como resultado un mayor para bajas velocidades del motor, optimizando la capacidad de aceleración desde un punto muerto. "Incluso cuando el conductor quita el pie del acelerador o aplica los frenos, la tecnología del turbocompresor eléctrico puede mantener la presión de refuerzo en todo momento, de modo que se garantiza una respuesta directa continua".