Producción de camionetas se acelera

Producción de camionetas se acelera
Desde antes de la pandemia de Covid-19 la producción de vehículos en México ya migraba hacia camionetas en lugar de sedanes, pero a causa de la caída en la búsqueda de autos a escala mundial, es crucial que el país fabrique modelos de mayor demanda.
Honda dejará de fabricar el modelo Fit en la planta de Celaya, Guanajuato, pues descontinuará su venta en Norteamérica a partir de 2021, por lo que este año solamente se producirán algunas unidades dependiendo de la demanda. En su lugar, incrementará la capacidad de producción de la camioneta HR-V.
En el primer semestre, la firma fabricó 18 mil 872 modelos Fit en Celaya, 35% menos que en el mismo periodo de 2019 por menor demanda en Estados Unidos.
Daimler dejará de fabricar sedanes Mercedes-Benz tanto en Estados Unidos como México tras las pérdidas de mil 680 millones de euros que la compañía reportó en el segundo trimestre.
Mercedes-Benz detendrá la producción de la Clase C en Tuscaloosa, Alabama, para fabricar camionetas SUV.
También dejó de lado la producción del Clase A sedán en Aguascalientes, que opera junto con Nissan, y en su lugar fabricará la nueva camioneta GLB, que es una de las grandes apuestas del fabricante alemán en el segmento de las SUV.
Su diseño está basado en el Clase A, pero con capacidad para transportar siete pasajeros.
El 31 de julio Ford dejó de producir los sedanes Fusion y Lincoln MKZ en Hermosillo, Sonora, y en su lugar se fabricará la Bronco Sport.
También suspendió la fabricación del Fiesta en Cuautitlán Izcalli desde mediados de 2019 y este año inició la producción del Mustang eléctrico Mach-E.
Hace un par de años Ford anunció una nueva estrategia para salir del segmento de sedanes y hatchbacks en favor de una mayor oferta de crossovers, SUV y camionetas. Volkswagen también ensamblará una SUV.
Elisa Vargas, analista de Ve por Más, dijo que las SUV han aumentado su participación de mercado, aunque los 10 autos más vendidos en México siguen siendo compactos y subcompactos. Pero, las preferencias podrían cambiar, ya que la crisis ha afectado económicamente a los consumidores, por lo que un auto de menor precio es más atractivo.
El año pasado se vendieron 18.8 millones de sedanes en el mundo, 7% menos que en 2018, de acuerdo con JATO.