Caos en el funeral de periodista palestina

Policía de Israel golpea a los portadores del ataúd de Shireen Abu Akleh, desatando la ira

Caos en el funeral de periodista palestina

A-AA+

Jerusalén.- La policía antimotines israelí arremetió el viernes contra los portadores del féretro en el funeral de la periodista de Al Jazeera asesinada Shireen Abu Akleh, provocando que se les cayera brevemente el féretro, un impactante inicio de una procesión que resultó ser quizás, la mayor muestra de nacionalismo palestino en Jerusalén en una generación.

Las escenas de violencia seguramente se sumarán a la sensación de dolor e indignación en todo el mundo árabe tras la muerte de Abu Akleh, quien, según testigos, murió el miércoles por disparos de soldados israelíes cuando cubría una redada militar en la Cisjordania ocupada.

También mostraron las profundas sensibilidades en torno a Jerusalén oriental, que reclaman tanto Israel como los palestinos y que han provocado repetidas rondas de violencia.

El nombre de Abu Akleh, de 51 años, era muy conocido en todo el mundo árabe, y se había vuelto sinónimo de la cobertura de Al Jazeera sobre la vida bajo la ocupación israelí, que ya va en su sexta década y cuyo final no está a la vista. La veterana con 25 años en la cadena árabe era considerada por los palestinos como una heroína local.

Miles de dolientes, algunos de ellos con banderas palestinas y coreando: “¡Palestina, Palestina!”, asistieron al funeral. El funeral se considera el más grande que se ha celebrado en Jerusalén desde que Faisal Husseini, líder palestino y descendiente de una prominente familia, murió en 2001.

Antes del funeral, decenas de personas trataron de marchar con el féretro desde el hospital hasta una iglesia católica en la vecina Ciudad Vieja. 

Muchos de los dolientes llevaban banderas palestinas, y la multitud empezó a gritar: “Sacrificamos nuestra alma y nuestra sangre por ti, Shireen”.

La policía israelí intervino, empujando y golpeando a los dolientes. A medida que se acercaban, los policías antidisturbios golpearon a los portadores del féretro, haciendo que uno de ellos perdiera el control del ataúd mientras caía al suelo. La policía arrancó banderas palestinas de las manos de la gente y disparó granadas aturdidoras.

El hermano de Abu Akleh, Tony, dijo que las escenas “demuestran que los reportajes y las palabras honestas de Shireen... tuvieron un impacto poderoso”.