Doctores payasos le dan esperanza a familiares de pacientes covid en Paraguay

Doctores payasos le dan esperanza a familiares de pacientes covid en Paraguay

Los voluntarios de la Fundación Doctor Payasonrisa acuden cada fin de semana a alguno de los hospitales de Paraguay para acompañar e inyectar esperanza y fuerza a los familiares de los pacientes ingresados por coronavirus.

Unos diez voluntarios de esta Fundación visitaron este sábado el Hospital Ingavi, en las afueras de Asunción, para compartir merienda, sonrisas y bailes con las personas que aguardan, en carpas y tiendas de campaña instaladas en el aparcamiento, conocer la evolución de sus pacientes.

Doctor Payasonrisa ya realizaba estas actividades en los hospitales desde 2011, pero con la llegada del coronavirus y el aumento de las hospitalizaciones decidieron centrar sus actuaciones en los familiares.

"Venimos a inyectarles esperanzas en capsulitas y pildoritas de alegría, para que tengan un motivo más para seguir con esa fuerza que es la sonrisa", dijo a Efe la directora de la Fundación, Tamara Djundi.

Djundi, como el resto de doctores Payasonrisas, se viste para la ocasión con atuendos vistosos, a los que ahora suman mascarillas de colores, para crear ambiente "totalmente diferente a lo que es el mundo hospitalario".

Su intención con estas actividades es que los familiares se olviden por unos minutos del lugar en el que están y del sufrimiento con el que conviven y se sientan acompañados, respaldados y comprendidos.

Ahora que el coronavirus obliga a mantener la distancia y que las mascarillas ocultan casi toda la cara, los ojos se han convertido en su primera herramienta para conectar con los familiares.

A través de la mirada perciben "muchas emociones propias de un hospital, con sufrimiento, dolor, tristeza...", pero pronto se transforman en "presencia sincera" y "oído de escucha para compartir".

"Llevamos ese amor, esa presencia que te invita a decir no estoy sola, no estoy solo, hay alguien que se preocupa por mí, que está acá. Se sonríen porque no esperaban ese acompañamiento, otras veces lo único que te piden es poder orar por un familiar", comentó Djundi.

Entre bailes y bocadillos, los voluntarios de Fundación Doctor Payasonrisa también escuchan a los familiares de los pacientes y rezan con ellos, y les recuerdan con su presencia que "las sonrisas no se pueden aislar" y ayudan a "desdramatizar situaciones".

De hecho, muchos se animan a bailar y aplaudir al ritmo de la música que acompaña sus paseos por los hospitales.

Su tarea no siempre resulta fácil en entornos cargados de dolor e incertidumbre, con familiares cansados anímica y físicamente, mientras esperan noticias apostados en tiendas de campaña y sillas de plástico.

Sin embargo, su presencia reconforta a todos los que reciben su visita, como aseguró a Efe Fabián Medina, un hombre que tiene a su madre internada desde hace ocho días en estado crítico.

"Ayuda emocionalmente bastante, porque día a día ver a tu familia lastimada por la enfermedad y tener al pilar de tu familia así quema mucho", reconoció Medina.

Al igual que él, Pelagio Casado, otro de los familiares, coincidió en que la actividad de esta fundación "ayuda mucho" y agradeció que rezarán junto a él porque para él "la oración es muy importante".

La situación en los hospitales paraguayos se agravó este año, a medida que el ritmo de los contagios se aceleraba y, con él, las internaciones, tanto en sanatorios públicos como privados.

Eso ha provocado que los centros se encuentren saturados, con ocupación total de camas, con 2.978 internados, de los que 516 se encuentran en terapia intensiva, según el último reporte del Ministerio de Salud.

El número de contagios asciende desde marzo de 2020 hasta la fecha a 279.077, con 229.519 recuperados y 6.385 fallecidos, en un país de poco más de 7 millones de habitantes.