EEUU empieza a vacunar a los más pequeños contra COVID

EEUU empieza a vacunar a los más pequeños contra COVID

A-AA+

Estados Unidos empezó a vacunar contra el COVID-19 el lunes a su población más joven: los niños de entre seis meses y cinco años, luego que las autoridades de salud aprobaron las inoculaciones la semana pasada.

Las dosis empezaron a llegar a algunos locales durante el fin de semana, incluyendo uno en Lexington, Carolina del Sur, donde un niñito de 3 años llamado Fletcher Pack se despertó el lunes en la mañana y le preguntó a su madre: "¿Es hoy el día de la vacuna?".

McKenzie Pack, la madre del chico, dijo que cuando Fletcher esté vacunado podrá finalmente jugar bolos e ir a un museo infantil cercano.

"Realmente él nunca ha jugado con otro niñito en un espacio cerrado", indicó McKenzie Pack. "Para nuestra familia, éste será un cambio enorme".

Tan pronto las autoridades aprobaron las vacunas la semana pasada, la madre empezó a buscar para hacer una cita para la vacunación.

"Siento un gran alivio", dijo. "Con esta vacuna él tendrá la oportunidad de regresar a la normalidad, de tener una infancia normal".

El viernes la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó las vacunas de Moderna y Pfizer para los niños, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) las recomendaron el sábado.

En Estados Unidos, las vacunas contra el COVID-19 empezaron a estar disponibles a fines del 2020, primero para profesionales de la salud y para adultos mayores. El año pasado fueron aprobadas para adolescentes y niños en edad escolar.

"Esto por supuesto es un momento emocionante en una larga campaña para vacunar a la gente contra el COVID-19", expresó el doctor Matthew Harris, pediatra de la sala de emergencias de Hospital Pediátrico Northwell Cohen en Nueva York.

Unos 18 millones de niños menores de 5 años son elegibles para recibir la vacuna.

"Es un paso enorme hacia la normalidad", afirmó la doctora Debra Langlois, pediatra en el Hospital Pediátrico C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

"Llevamos más de dos años de pandemia y hay cosas que mi hijo de 4 años nunca ha podido hacer", dijo Langlois.