Idaho, último estado en sopesar prohibición a aborto en EEUU

Idaho, último estado en sopesar prohibición a aborto en EEUU

A-AA+

Es probable que prácticamente todos los abortos se prohíban tarde o temprano en el estado conservador de Idaho, así como en la mayoría de los demás estados gobernados por los republicanos, pero aún quedan batallas por librar en los tribunales y tal vez en la legislatura, debido a que los defensores del derecho al aborto siguen tratando de resistir lo que podría ser inevitable.

El miércoles, los abogados de un médico, de una filial regional de Planned Parenthood y del gobierno estatal se presentaron ante la Corte Suprema de Idaho para argumentar si una serie de prohibiciones pueden aplicarse este mes. Pero aun si los defensores del derecho al aborto ganan, los legisladores estatales podrían adoptar nuevas prohibiciones.

El panorama jurídico y político ha cambiado casi a diario desde el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos emitido el 24 de junio que anuló la decisión del caso Roe contra Wade de 1973 y permitió a los estados determinar si autorizan la interrupción del embarazo.

Los grupos defensores del aborto obtuvieron el martes la que quizás sea su mayor victoria desde el fallo del máximo tribunal del país, cuando los votantes de Kansas rechazaron contundentemente una modificación a la Constitución del estado que habría permitido a los legisladores imponer restricciones al aborto, o incluso prohibirlo. El estado conservador fue el primero del país en realizar un referendo sobre el aborto desde que se anuló el fallo de Roe contra Wade.

Y el miércoles, un juez de Michigan prorrogó una orden que prohíbe a los fiscales de los condados hacer valer una prohibición del aborto de 1931 en ese estado hasta por lo menos el 17 de agosto.

En ocho estados del país se prohíbe el aborto en cualquier etapa del embarazo, y en otros cinco se prohíbe en cuanto se detecta la actividad cardiaca del embrión, lo que generalmente ocurre en torno a las seis semanas de gestación. Y la mayoría o todas las clínicas han dejado de ofrecer servicios de aborto en un puñado de estados debido a la incertidumbre jurídica.

Los grupos defensores del derecho al aborto, que llevan décadas en los tribunales tratando de preservar el acceso, continúan la lucha incluso en lugares como Idaho, donde es poco probable que se impongan a largo plazo.

En varios casos, los jueces han suspendido la aplicación de las prohibiciones, permitiendo que algunos abortos continúen, al menos por un tiempo.

En Kentucky, donde la aplicación de una prohibición se ha suspendido y reanudado en múltiples ocasiones desde junio, se permitió reanudar la prohibición con un fallo el lunes.

Y en Luisiana, se produjeron unos 610 abortos al mes en 2021. Con el cambio de estatus se reportaron 249 desde el 24 de junio hasta el 29 de julio. Si bien eso es mucho menos de lo normal en ese período, la lucha en las cortes permitió el acceso al procedimiento para algunas pacientes.

Rachel Sussman, vicepresidenta de política estatal y defensa de Planned Parenthood, dijo que el objetivo es eliminar todas las barreras al acceso al aborto, pero que las victorias parciales también pueden ayudar a las mujeres. "Vamos a luchar por cualquier acceso que podamos mantener", sentenció.