Intenso combate en Trípoli, el más grave desde el inicio del alto el fuego

Intenso combate en Trípoli, el más grave desde el inicio del alto el fuego

TRÍPOLI, Libia (EFE).- Milicias armadas rivales libraron hoy un intenso combate en el barrio de Salaheddin, uno de los más populares de Trípoli, en el que es el incidente armado más grave ocurrido en el país desde que hace un año entrara en vigor el actual alto el fuego.

Testigos explicaron a Efe que los primeros disparos con armas cortas se escucharon en torno a las 2.00 de la madrugada (0.00 GMT) y que poco después comenzó el intercambio de artillería semi-pesada, que se prolongó hasta bien entrada la mañana de este viernes, sin que hasta el momento se hay informado de posibles víctimas.

Hombres armados de la 44 Brigada intercambiaron disparos contra Fuerza de Apoyo y Estabilización, dos de las milicias más poderosa de la ciudad, agregaron los testigos.

Aunque en los últimos doce meses se han librado diversas escaramuzas en distintas partes del país, este es el combate más grave ocurrido desde que en septiembre de 2021 Turquía y Rusia, los dos países más influyentes en el conflicto libio, lograran un alto el fuego entre el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) sostenido por la ONU en Trípoli y las fuerza bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Parlamento en el este.

Semanas atrás, fuertes combates se registraron en la ciudad de Zawiya, principal centro de operaciones de las mafias dedicadas al contrabando que actúan en el oeste del país y que comercian con armas pero también con personas, combustible, alimentos y otros productos.

Tras el alto el fuego, el Foro para el Diálogo Político para Libia (FDPL), un organismo no electo creado "ad hoc" por la ONU, eligió un nuevo gobierno de transición (GNU), cuya misión es gestionar el país y prepararlo para las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el próximo 24 de diciembre.

Esta misma semana, y en el marco de una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de los países vecinos a Libia celebrada en Argel, en la que participó la ONU y la Unión Africana, la ministra libia, Nadia al Mangoush, dejó entrever que las dificultades legales, unidas al pulso que aún mantienen en el este y el oeste del país, podría obligar a posponer los comicios.