Tribus rivales de Sudán firman la paz tras choques que causaron 130 muertos

Tribus rivales de Sudán firman la paz tras choques que causaron 130 muertos
Foto: AP

A-AA+

JARTUM, Sudán (EFE).- Las dos tribus sudanesas que protagonizaron hace dos semanas violentos enfrentamientos en el sureste del país firmaron este miércoles un acuerdo de cese de hostilidades para poner fin a un conflicto que causó al menos 130 muertos y cientos de heridos.

El pacto fue firmado por los líderes de las etnias hausa y berta bajo la supervisión del alto mando militar Mohamed Hamdan Dagalo, vicepresidente del Consejo Soberano de Transición, máximo órgano ejecutivo de Sudán, y líder de las Fuerzas de Apoyo Rápido, una antigua milicia integrada ahora en las Fuerzas Armadas.

El Gobierno del estado de Nilo Azul (sureste), donde tuvieron lugar los violentos choques a mediados de julio, y las propias Fuerzas de Apoyo Rápido quedaron como garantes del acuerdo que, según el comandante de este cuerpo militar Abdul Rahim Dagalo, “es un paso introductorio a una conferencia para anunciar la reconciliación final en los días venideros”. 

El acuerdo implica el despliegue de fuerzas militares en la zona del conflicto y la apertura de caminos, que habían quedado cerrados por el conflicto.

Los enfrentamientos entre hausas y bertas comenzaron tras la muerte de un agricultor y tenían de fondo disputas tribales relacionadas con el liderazgo en la administración de la región.

Durante los tres días que se prolongaron se produjeron también incendios y saqueos en varias localidades y obligó al desplazamiento de al menos 17.000 personas, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Además, miembros de la tribu hausa, que tiene presencia en varias partes del Sudán y a la que pertenecen la mayoría de los fallecidos en los choques de Nilo Azul, se manifestaron en ciudades de otros estados en protestas que dejaron al menos otros tres muertos.

La violencia entre la miríada de tribus que habita Sudán es habitual, aunque los estallidos han aumentado en los últimos meses en medio de la grave crisis económica y política, provocada esta última por un golpe de estado militar en octubre pasado que interrumpió un proceso de transición democrática iniciado en 2019.