Aumenta gasto de mexicanos en medicinas

Pacientes de enfermedades como diabetes, VIH y cáncer tienen que comprar sus medicamentos

Aumenta gasto de mexicanos en medicinas

Ciudad de México.- Aunado al desabasto de medicamentos en los sectores de salud privado y público, al aplazamiento de citas en clínicas de primer contacto y especialidades, así como al miedo de acudir a hospitales y contagiarse de Covid-19, aumentó el gasto médico de los mexicanos.

Especialistas, médicos adscritos al IMSS, ISSSTE y Ssa, integrantes de la industria farmacéutica, así como pacientes de diversos padecimientos consultados alertan que a la crisis que ya había de escasez y falta de atención hospitalaria por la pandemia, se suma que pacientes han tenido que desembolsar para atender enfermedades como diabetes, hipertensión, VIH, cáncer, afecciones gastrointestinales, y además comprar vitaminas y suplementos.

En 2019, el país ocupó el segundo lugar entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos con más gasto de bolsillo; esta situación aumentó con el Covid, afirmó Hortensia Reyes, directora del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). El gasto de bolsillo no es algo que vivan las personas que no tienen seguridad social, dijo, también los que son derechohabientes deben completar lo requerido de sus tratamientos médicos.

De acuerdo con el informe Mapeando el desabasto en México: reporte de la plataforma Cero Desabasto 2020, publicado por el colectivo Cero Desabasto, el cáncer fue la enfermedad que más reportes de escasez tuvo, con 596; le sigue diabetes, con 334 denuncias, contra 152 del año anterior, y la hipertensión, con 174; tuvo un alza de 8%.

El documento señala que el ISSSTE presenta la mayor escasez de medicamentos para enfermedades cardíacas (atorvastatina), oncológicas (fulvestrant, ciclofosfamida y letrozol) y de manejo para la diabetes (insulina, sitagliptina y linagliptina).  

El IMSS encabeza las listas en la omisión de quimioterapias y en fármacos oncológicos (ciclofosfamida), inmunosupresores (biktarvy, stribild) y trastornos mentales (metilfenidato y valproato de magnesio), además de falta de insulina y clopidogrel para hipertensos y diabéticos. Además, el reporte enfatiza que cuatro de cada 10 personas consideran que el desabasto se debió a la corrupción.