Mueren a balazos dos presuntos polleros tras persecución en Chiapas

Mueren a balazos dos presuntos polleros tras persecución en Chiapas

A-AA+

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., mayo 11 (EL UNIVERSAL).- La persecución que realizaron militares del 101 Batallón de Infantería, contra una caravana de vehículos que transportaba migrantes, dejó dos presuntos traficantes de humanos (polleros) sin vida, 17 migrantes detenidos y 10 soldados lesionados, informaron fuentes oficiales.
En un parte oficial al que tuvo acceso este diario, se dio a conocer que la persecución que realizaron los soldados contra la caravana de vehículos, se realizó en el tramo carretero Pablo L. Sidar-El Raizal, una carretera que corre sobre el lado poniente de la presa La Angostura y que es usada por bandas que trafican con extranjeros que buscan llegar a los Estados Unidos.
Como resultado de la persecución, un vehículo Hummer, que perseguía a la caravana, volcó y como consecuencia, 10 soldados resultaron heridos. Pero dos presuntos traficantes de humanos fallecieron por los disparos de arma de fuego que presuntamente recibieron de la patrulla militar.
De los dos hombres se informó que uno de ellos, que vestía pantalón de mezclilla de color azul, playera azul, y tenis azules, mientras que el segundo llevaba pantalón de vestir de color negro y camisa roja a cuadros, que fallecieron por disparos de arma de fuego en el interior de un vehículo Volkswagen tipo Jetta, con placas del estado de Chiapas DLH 298D.
Mientras que una camioneta Ford tipo Expedition, de color negro y sin placas, eran transportados 17 migrantes de Centroamérica. El chofer y su acompañante de origen mexicano, que iban en el Jetta murieron por disparos de arma de fuego y ya sin control el auto, se impactó contra un árbol.
Los extranjeros fueron trasladados a la subdelegación del Instituto Nacional de Migración (INM) de Ciudad Cuauhtémoc, en Frontera Comalapa.
En tanto, que los dos presuntos traficantes quedaron a disposición del Ministerio Público. En el caso de los cuerpos de los fallecidos, fueron trasladados hacia el Servicio Médico Forense (Semefo), en espera de que sus familiares lo reclamen.