No llega justicia a afectados por derrame tóxico

En 2014, mina vertió ácido sulfúrico a los ríos Sonora y Bacanuchi

No llega justicia a afectados por derrame tóxico

A-AA+

Ciudad de México.- Ocho años después del derrame tóxico de la mina Buenavista del Cobre que contaminó el río Sonora, afectados detallaron este miércoles que ven avances en cuanto a hallazgos, pero que todavía no se ha hecho justicia, pues la empresa responsable permanece impune.

"Me duele lo que nos está pasando. Desde el derrame el 6 de agosto de 2014 nos truncaron la vida, nos quitaron nuestra costumbre, vivimos en una vida triste", dijo en una conferencia de prensa en la capital mexicana Norberto Bustamante, miembro del Comité Cuenca Río Sonora, sobre el que se considera el mayor desastre ambiental en la historia de la minería nacional.

Durante el evento, en el que participaron miembros del comité, científicos vinculados con el caso y representantes de la organización de derechos humanos PODER, se presentó un nuevo balance y claves del desastre ambiental después de varios meses de trabajo y diálogo con el Gobierno Federal.

Entre los hallazgos están la presencia "homogeneizada" de metales como plomo arsénico y cadmio en habitantes de distintas poblaciones de la cuenca, la disminución de la población de insectos, los daños económicos al estado de Sonora y a la sociedad mexicana. Estos gastos los cuantificaron en 10.200 millones de pesos, que triplica lo pronosticado por la administración anterior.

Además, el informe recoge otras revelaciones, como que Grupo México continúa impune y sin plan de manejo de residuos, que todavía no hay potabilizadoras, que la Comisión Nacional de Agua (Conagua) ralentiza avances y que se necesita mejorar la coordinación entre autoridades.

"Los habitantes de la zona del río sabíamos que estaba contaminada (el agua), faltaban los análisis para tenerlo en escrito", detalló José Manuel López, también miembro del comité.

Los habitantes informaron que muchos están reportando tumores, leucemia y alergia, entre otras afectaciones a la salud. "Estamos completamente contaminados. Hay pruebas, hay estudios. Esperemos que haya una solución en esto", dijo Bustamante.

El 6 de agosto de 2014, la falla en una válvula de un tubo de lixiviados de la mina de Cananea generó el derrame de 40.000 metros cúbicos de ácido sulfúrico que contaminaron los ríos Sonora y Bacanuchi, lo que dejó sin agua para consumo humano y actividades productivas a más de 22.000 habitantes de 7 municipios.