Sedena lista para la última parte de la temporada de lluvias

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 13 (EL UNIVERSAL).- La Fuerza de Apoyo para Casos de Desastres (FACD) de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se declaró lista para la última etapa de la temporada de lluvias 2021, que concluye en noviembre próximo.

Integrada por equipos de Búsqueda y Rescate en tierra y agua, binomios canófilos, agrupamiento de ingenieros, células de comunicaciones y aeronaves, la FACD realizó una demostración en el Campo Militar 1-A, aledaño a la Sedena.

El Teniente Coronel, Juan Carlos Bautista, de la Subsección de Protección Civil de la Sedena, explicó que la Fuerza de Apoyo para Casos de Desastres es de constitución flexible y se organiza de acuerdo al tipo de fenómeno que va a atender.

"Se compone de un efectivo variable, que va de 700 hasta 3 mil elementos aproximadamente, dependiendo de la magnitud del evento que se vaya a atender".

El mando militar afirmó que este grupo de apoyo a la población está conformado por un componente terrestre y un componente aéreo.

"El componente terrestre está integrado por equipos de Búsqueda y Rescate, que llevan a cabo la evacuación y seguridad en las áreas afectadas. Equipos de comunicaciones, binomios canófilos.

El componente aéreo está integrado por aeronaves de ala fija y rotativa", comentó.

Recordó que el año pasado la Fuerza de Apoyo en Caso de Desastres participó en las labores de apoyo a la población afectada por las inundaciones en Villahermosa, Tabasco, derivado de las torrenciales lluvias.

"Desde el año 2000, la Fuerza de Apoyo para Casos de Desastres ha participado en diferentes estados, el más reciente Tabasco por las inundaciones provocadas por los sistemas tropicales de 2020.Actualmente la FACD cuenta adiestramiento y capacitación para proporcionar auxilio a la población, hemos adecuado los procedimientos del Plan DNIII-E para llevar la ayuda a dónde más se necesita y de la manera en la que la población lo requiere", explicó.

El capitán primero, Isaac Alejandro Coronel Aguirre, encargado del agrupamiento de binomios canofilos, dijo que la unidad a su cargo se compone de dos células.

"La misión que tenemos es coadyuvar para la búsqueda y localización de personas atrapadas en algún colapso por fenómeno natural".

Reveló que la unidad participó en las labores de rescate tras el derrumbe en el cerro del Chiquihuite, en septiembre pasado.

"Lo más reciente donde participamos fue en el cerro del Chiquihuite y estuvimos alrededor de dos semanas trabajando ahí, la labor muy intensa pero con la satisfacción de servir al pueblo de México".