Velan a Mía, niña que murió tras derrumbe en cerro del Chiquihuite

"Queremos despedirlos como se merecen", dice su padre

Velan a Mía, niña que murió tras derrumbe en cerro del Chiquihuite
Foto: El Universal

Familiares y vecinos velan los restos de la pequeña Mia Mayrin de tres años de edad, en la cochera de una casa de la colonia Lázaro Cárdenas, luego de que fue encontrada sin vida bajo pesadas rocas que derribaron su casa en el Cerro del Chiquihuite.
"Amor eterno", es la melodía que se escucha en el último adiós de la niña que permaneció atrapada más de cuatro días en lo que fue su casa.
"Cómo quisiera que tú vivieras...", cantan casi en murmullo familiares y amigos quienes sollozan junto al pequeño ataúd blanco, sobre el que hay flores y un osito de peluche.
Las abuelas de la pequeña Mia Mayrin despiden a su nieta y ruegan porque también les entreguen los cuerpos de Paola y de Jorgito.
"Ya no hay esperanza", de encontrarlos con vida, sólo queremos poder despedirlos, afirmó entre sollozos Paula la abuela materna de Mia Mayrin.
Esto mientras rescatistas continúan con las labores de búsqueda y rescate de su hermanito Jorge Dilan de cinco años y de su madre Paola de 22 años.
El cuerpo de Mia Mayrin, de tres años de edad, fue rescatado de entre las rocas del cerro del Chiquihuite que se desplomaron sobre su vivienda, confirmaron autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).
Rescatistas aún buscan a su madre Paola, de 22 años, y Jorge Dilan, de cinco, quienes quedaron atrapados en lo que fue su casa, destruida por rocas de más de 200 toneladas de taludes que se desplomaron del cerro el 10 de septiembre, en la colonia Lázaro Cárdenas segunda sección.
Autoridades de la fiscalía confirmaron el hallazgo del pequeño cuerpo por rescatistas que lo sacaron la tarde-noche de ayer martes de un hueco de una de las rocas. Informaron que se trataba de una niña de tres años, que era el de la pequeña Mayrin, el cual iba dentro de una bolsa-camilla cerrada de color rosa.
El cuerpo de la niña fue reconocido por sus familiares y les fue entregado "bajo los protocolos correspondientes", expuso personal de la FGJEM.

"Queremos despedirlos como se merecen", dice su padre 
"Le pedimos mucho a Dios para que salgan y despedirlos como se merecen", declaró Jorge, quien ahora vela los restos de su hija Mía, pequeña de 3 años que murió tras el derrumbe en el Cerro del Chiquihuite y está a la espera de que rescatistas den con los cuerpos de su otro hijo y esposa.
Mía Mayrin, de tres años de edad; Jorge Dilan, de cinco, y Paola Gabriela, de 22, son los nombres de la madre de familia y sus dos hijos que quedaron bajo las rocas tras el derrumbe en el Cerro del Chiquihuite en Tlalnepantla, el pasado viernes.
Ayer martes, rescatistas lograron recuperar el cuerpo de Mía Mayrin de un hueco entre las pesadas rocas que destruyeron su casa.
Este miércoles, amigos y familiares acompañan a Jorge, quien dos días después de la tragedia
Jorge mantiene la esperanza, ya no de encontrarlos vivos, sino de al menos recuperar sus cuerpos.
"Donde encontraron uno, debe estar el otro, estamos con Dios y le pedimos mucho para que salgan y despedirlos como se merecen", dijo a diversos medios.
El padre de familia contó entre lágrimas que se encontraba en el trabajo cuando ocurrió el derrumbe.
"Estaba en el trabajo, desgraciadamente ya cuando llegué no pude hacer nada, ya era demasiado tarde, eran muchas piedras las que estaban ahí".
"Me siento terrible, es algo que nunca había sentido, pero tengo que ser fuerte porque me faltan otros dos", finalizó.