"Desapariciones",otra asignatura más pendiente en seguridad

"Ni vivos ni muertos, 

solo desaparecidos"

La búsqueda de personas desaparecidas debe realizarse 

bajo la presunción de vida.

Salió muy de mañana de su pequeño apartamento hacia el trabajo, como todos los días de la semana, pues tenía que tomar el autobús público que se dirige hacia el poniente de la ciudad, mismo que la dejaría en la plaza principal del pueblo, donde posteriormente esperaría allí a que pasarán por ella. Otro autobús, de traslado de personal rentado por la empresa para la que laboraba ocho extenuantes horas con horario quebrado la recogería ahí. 

En las madrugadas los rostros de millones de trabajadores mexicanos se confunden en una masa inescrutable e irreconocible de hombres y mujeres que caminan, se trasladan y viajan por horas para llegar a su destino, nadie se acuerda haberla visto ese día oscuro por la mañana, fue el día en que desapareció, ya van para seis años.

Son muchas y diversas las historias de gente que simplemente desaparece. Que no llegó a donde se suponía que tenía que llegar. Sencillamente desaparecen de la faz de la tierra. Un ser querido desaparecido es peor que saber que está muerto, dicen los que han pasado por ese difícil trance, -es estar muerto en vida esperando-, expresan los que se quedan a esperar un regreso, que cada día que pasa se torna más y más lejano. 

Desde hace casi 60 años se lleva un registro de desparecidos en México. Al día de hoy el total de personas desaparecidas, no localizadas y localizadas es de 233 mil 92 personas. Las personas que están desparecidas y no localizadas son 94 mil 903 personas, el 40.71% del total, datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas. Sin embargo, el tema forense es más complicado ya que existen 52 mil cadáveres que no se sabe quiénes son, por una crisis de peritos y de pruebas de ADN comparativas. El problema es mayúsculo para algunas familias, que no solo tienen que cargar con la desaparición de un familiar, sino que a veces son padre e hijo, hermanos, y familias completas desaparecidas en una victimización brutal al entorno social y colectivo de una comunidad. San Luis Potosí aporta su cuota, se tienen cuatrocientas treinta y cinco personas desaparecidas y no localizadas.

Hace dos semanas llegó a México el "Comité contra las Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas", después de más de once años de su creación, los gobiernos pasados impidieron que la ONU fiscalizara de cerca el tamaño del problema de desaparecidos. A pesar, de que México ratificó "La Convención Internacional contra las Desapariciones Forzadas". 

TAPANCO: Un Campo Santo gigantesco se tamiza de pasadita, fosas, hoyos, ríos, tiros de mina, cañadas, pozos y cualquier lugar es tierra fértil cómplice para enterrar y desaparecer personas, sin dejar de lado grandes crematorios que operan sin control sanitario y sobre todo a quien pertenecen. Jirones de ropa, un zapato, una blusa, segmentos de huesos, es a lo más que se queda en este mundo como signo de pertenencia de alguien que un día salió, sin saber sí iba a regresar.

Francisco.soni@uaslp.mx 

Twitter: @franciscosoni