Dichos y versos

Lejos de los análisis hechos por profesionales y no tan profesionales, habremos de coincidir que estamos viviendo situaciones difícilmente imaginadas, que nos dan para una y muchas exclamaciones como las que hemos oído de boca de los abuelos y que con frecuencia repetimos para ilustrar nuestros estados de ánimo. Aquí algunas que pasan por mi cabeza en estos momentos:

 "Los mariachis callaron", canta el verso de José Alfredo...Y a mi me brota ante los resultados de las elecciones que se alejan de las predicciones o que las concreta en una dulce o amarga realidad, "todo dependiendo del color del cristal con que se mire".

"Sobre el muerto la coronas" reza el dicho que invita a "hacer de tripas corazón" y dar vuelta a la página tratando de adaptarnos a lo que venga. Mientras otros creen que "no hay mal que por bien no venga". 

Algunos se resistirán, pero conviene apegarse al sonsonete que repite "al mal tiempo buena cara". Y si "de tal palo tal astilla" podremos ser testigos a ver "de qué cuero salen más correas".

Además "no hay mal que dure cien años" y muchos ya no estaremos para confirmarlo.

Vamos a ver si "el que es perico, donde quiera es verde" porque dicen que "no todo el que trae levita es persona principal". Y para evitar que a los que vienen les dé el síndrome del ladrillo, habrá susurrarles al oído "dime de qué presumes y te diré de qué careces".

Y "mientras son peras o son manzanas", "a darle que es mole 

de olla".