Herencia predecible

"Come a gusto y placentero, 

y que ayune tu heredero."

Refrán popular.

Cualquiera podría predecir lo que se avecinaba en materia de violencia e inseguridad. Descomposición de las instituciones de seguridad estatales y municipales; De investigación del delito; Centros penitenciarios en autogobierno; Centros con tecnologías ornamentales (CCTV, C5i2); Una Academia de policía en el abandono total; Un Consejo Estatal de Seguridad estrictamente de manejo de los recursos federales; Una política de seguridad dictada desde Palacio de Gobierno de conformidad con los humores del momento; Un gabinete de seguridad y justicia de "cuates"; Nula participación de la sociedad en cuestiones de seguridad; ONG más politizadas y metidas con el Legislativo que con el Ejecutivo o el Judicial; Medios de comunicación "controlados" y de colofón, una tendencia a la alza sistemática de los homicidios dolosos desde el 2015. 

3 mil 143 homicidios dolosos en seis años de los cuales 2 mil 156 se ejecutaron con armas de fuego. En este 2022 al corte del mes de mayo 260 homicidios dolosos 185 de ellos con armas de fuego, de no revertir esta tendencia a la alza, terminara el año con un aproximado de 680 homicidios dolosos, configurándose como el año más violento para la historia de San Luis Potosí.  

Misma tendencia a nivel federal, 129 mil 458 homicidios dolosos en lo que va del sexenio, muy por arriba para el mismo periodo de los dos pasados gobiernos; el ultimo con 74 mil 737 y el antepenúltimo con 53 mil 319 homicidios dolosos.  

La escalada criminal no tiene porque ir a la baja, cuando las propias inercias de las entidades federativas están alineadas con las políticas de seguridad a nivel federal, tanto en su terminología guardiana como con en el "Plan Nacional de Paz y Seguridad" y en sus procesos de NO confrontación con la criminalidad.  

Se decía que iba a hacer un nuevo paradigma de seguridad pública radicalmente distinto al que se venia aplicando en sexenios anteriores, con el ideal de vivir en un país pacifico, seguro, sujeto al imperio de la legalidad y arbitrado por la justicia. Primero el bienestar y la justicia social y después la ley y el orden. La reformulación del papel de las fuerzas armadas en la seguridad pública, sin duda fue el acicate más controversial de la política del gobierno federal. 

TAPANCO: ¿Qué sigue? Nada, unos enroques de funcionarios públicos, por aquí por allá,  todos de la misma "banda". No va a pasar nada, hasta que la escalada criminal se desborde del "límite permitido" y llegue a las zonas –VIP-, toque a algún poderoso económico, o un (a) joven "bien" desparezca o sea ejecutado. En el pasado le llamaban (daño colateral de alto perfil) y aun así, solo cambiara momentáneamente mientras se diluye la noticia en el tiempo.    

Decía el escritor y crítico literario Rafael Chirbes, "los pobres no heredan bienes inmuebles, ni acciones bancarias, heredan taras, enfermedades, manías y sentimientos".

Francisco.soni@uaslp.mx

Twitter: @franciscosoni