Nuevos enfoques

"Reconocer un problema es 

el principio de la Solución"

E. Villanueva

No cabe duda  si uno observa detenidamente verá realidades sociales que ahí están de manera innegable. Por ejemplo, en Ciudad de México, la Fiscalía General de Justicia perfectamente sabe (a partir de funciones de inteligencia criminal), operan en la urbe 16 grupos delictivos que distribuyen y se disputan (de forma simultánea) el control de la venta de drogas (El Universal, 31.07.2022).

En San Luis Potosí, por su parte, me llamó mucho la atención las notas de prensa que evidentemente referían a la proveeduría de drogas al mercado local, así, una de ellas refería a un vendedor de gelatinas en el centro histórico, pero, con la peculiaridad que éstas estaban elaboradas a base de marihuana; la segunda, era en la colonia Quintas de la Hacienda, donde un repartidor de comida (de esos que operan desde una aplicación), sin embargo, a pesar de su mochila distintiva en la espalda, no entregaba comida a domicilio sino drogas.

En mi colaboración anterior en Pulso refería a las declaraciones del Gobernador de SLP, Licenciado Ricardo Gallardo, quien decía:

[""] En San Luis Potosí existe un mercado local de consumo de drogas, en el que existen 40,000 consumidores de todo tipo de drogas, destacándose la llamada "Cristal". Precisaba el mandatario, además, que el 70% de los consumidores eran de clase media alta, y el otro 30 % de clase media baja. Esta problemática implica un consumo en promedio 3 dosis diarias, lo que conlleva a un consumo diario de 150,002 dosis, agregando, que esto, en términos económicos, genera una ganancia lucrativa de aproximadamente 2,000 millones de pesos. 

Por su parte, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, confirmaba el estimativo de adictos, adicionando que la ganancia, indiscutiblemente, genera disputas por los beneficios del mercado interno, y, ello impacta en los índices inseguridad, es decir, no se trata de un territorio de tránsito sino de consumo; y en la lógica de esta criminalidad es la de eliminar la competencia para maximizar las ganancias. 

En consecuencia, resulta bastante lógico los reportes del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en cuanto al aumento -en la ciudad- de los delitos de narcomenudeo en un 231%, con respecto al mismo periodo del 2021, y mucho me temo, la lamentable historia seguirá.

Si como dice el Instituto de la Mujer SLP existe, en los últimos años, un acenso de la incidencia de mujeres con la ley, a partir, de su adicción a las drogas (Pulso, 01.08.2022). O bien, el Inegi (2020) que hace visibles tendencias sobre la punitividad relacionada al consumo de la marihuana, a saber, carpetas de investigación abiertas por delitos contra la salud, incluyendo el narcomenudeo (2018), osciló a una tasa del 83.9% por cada 100 mil habitantes, de ellas, el 80.3% eran de adolescentes (por tenencia de marihuana de 5 o 100 gm), mientras que, en los adultos fue del 41.6%.

Si en sumatoria, los presos los ponen los jóvenes y las mujeres por su adicción a las drogas, eso sin contar, que según el mismo Inegi (2021), los muertos en SLP por la disputa del mercado local en venta de drogas, también los ponen los jóvenes (alrededor de 385). Pues, me parece que es una obviedad la necesidad de nuevos enfoques en la política pública para enfrentar este problema social.

De momento se agotan las líneas de este mi espacio editorial, las y los espero, con la última parte de esta colaboración, el próximo viernes.

carloshernandezyabogados@hotmail.com