Sembradores de amistad

Al guardia del cementerio le llamó la atención ver a una mujer enlutada que se alejaba de una tumba caminando hacia atrás. Le preguntó por qué hacía eso. Explicó la señora: "Mi marido acaba de pasar a mejor vida. Siempre me dijo que mis pompas están como para revivir a un muerto, y no quiero que vaya a resucitar"... Loretela le dio la noticia a su galán: "Estoy embarazada. ¿Qué te gustaría que fuera?". "Mentira" - contestó rápidamente el susodicho... Un vecino de Babalucas le contó. "El médico me dijo que tengo gonorrea". "¡Uta! -se consternó el badulaque-. ¿Pos qué comiste?"... Pepito le preguntó a su padre: "¿Diosito te hizo a ti?". "Si, hijo" -respondió el papá. Volvió a inquirir el niño: "¿Y también me hizo a mí?". "Sí, hijito. También a ti te hizo". Tras una pausa aventuró Pepito: "Como que está aprendiendo a hacer mejor las cosas ¿no?"... Yo tengo amigos regios que son regios amigos. Uno de ellos es José Roberto Mendirichaga, por quien siento, a más de afecto, sincera admiración. Hombre de fe profunda y acendrada, es maestro de mérito, historiador sapiente y literato de brillante pluma. Sus muchas cualidades y su espíritu de servicio lo llevaron a ser el actual Presidente Internacional del Club Sembradores de Amistad, que este día cumple 85 años de existencia. Ejemplar institución es ésa, y muy mexicana. Fundada en Monterrey el año de 1936 su Ideario exalta los valores del amor a la patria, el respeto a la persona humana, la importancia de la familia, la consideración del Estado como gestor del bien común y la ayuda a quienes necesitan de su prójimo. En Sembradores se cultiva permanentemente la amistad, "que es incumbencia cordial y profunda de ayudar al amigo en la empresa de vivir". Su tarea actual consiste dar becas a jóvenes que sin ese apoyo no podrían cursar sus estudios, y en costear operaciones de cataratas a personas de escasos recursos. A más de eso algunos clubes realizan objetivos propios, como el de Durango, que coadyuva en el funcionamiento de una guardería, o el de Puebla, que respalda a apicultores de la Sierra de Tlaxcala. Importante aniversario es el que hoy celebra el Club Sembradores de Amistad, agrupación que me ha inspirado siempre una gran simpatía por sus principios y su labor. Hago llegar mi felicitación a sus socios en el país y en el extranjero, y envío un amistoso abrazo a Pepe Mendirichaga, cuya vida ha sido de bien, de bondad y de servicio generoso a los demás... La adivina consultó su bola de cristal y en seguida le dijo a la mujer: "Veo que tu marido morirá pronto". Replicó ella: "Eso ya lo sé. Lo que quiero que me diga es si la policía sospechará de mí"... Nalgarina, vedette de carpa, le comentó a su colega Tetoneta: "Mi nuevo novio me disgustó. En la segunda cita me pidió sexo". Replicó Tetoneta: "Lento ¿eh?"... Don Algon, ejecutivo de empresa, fue a jugar golf con su gerente. Vieron venir a dos mujeres, y el magnate se jactó: "Aquí entre nos, una de ellas es mi esposa, y la otra es mi amiguita". "¡Qué coincidencia, jefe! -se alegró el otro-. ¡Yo iba a decir exactamente lo mismo!"... La lectura del siguiente chascarrillo, el último del día, no es recomendable para personas con escrúpulos de moralina, pues contiene varias expresiones malsonantes. Dichas personas harían bien en saltarse hasta donde dice FIN. Un pobre tipo sufrió un episodio temporal de orquitis, o sea inflamación de los testículos. Le confió a un compañero de oficina: "Voy a ver a un urólogo". Preguntó el otro: "¿Por qué?". Explicó el tipo: "Porque se me hinchan los güevos". "Cálmate, güey -se asustó el amigo-. Yo nomás estaba preguntando". FIN.