¿Y después?

-Mí General, queda Usted preso 

y prepárese a salir expulsado del país-.

General Rafael Navarro Cortina.

- ¿Por qué delito?- General Plutarco Elías Calles.

- Por la salud de la patria-. 

Le contestó Navarro Cortina.

Libro: Memorias. Gonzalo N Santos.

Después de la euforia electoral las cosas siguen su curso normal. A poco más de 72 horas de una más de las elecciones violentas que se llevan a cabo en nuestro país, la inseguridad y la violencia inconmovibles siguieron su rumbo como Johnny Walker. El domingo, mientras usted y millones de ciudadanos votábamos, fueron ejecutadas ochenta y un personas, acá, conseguimos el primer lugar con once homicidios, junto a Baja California.

Habrá cambios (de personas) en el poder ejecutivo, legislativo local y federal, así como en ayuntamientos, vendrá gente "nueva" con ocurrencias en seguridad pública, pero nada significativo que vislumbre un cambio de ruta, no habrá un valor funcional de la seguridad o procuración de justicia. 

Grupos delictivos criminales se posesionarán, como se empoderaron durante el proceso electoral, los homicidios dolosos continuarán en ascenso, los feminicidios no disminuirán, los robos a casa habitación y comercio, la extorsión tendrá un repunte y se diversificará a más directa, la prevalencia delictiva en los hogares se mantendrá entre el 31% y 35%, la tasa de victimas fluctuará entre 28 mil y 30 mil víctimas por cien mil habitantes.

La incidencia de delitos se extenderá a extorsiones cada vez más presenciales, el narcomenudeo seguirá en aumento, robo en calles y transporte público, fraudes, amenazas verbales, robos totales o parciales de vehículos, robos a casa habitación y comercio y se multiplicarán las ejecuciones por saldos de cuentas.  

Continuará siendo costosa la inseguridad, del orden de los 4 mil 200 millones de pesos anualmente y seguiremos gastando en medidas preventivas para nuestra hogares del orden de los mil 700 millones de pesos. El impacto mayor seguirá en pérdidas económicas a consecuencia de la delincuencia, seguido del gasto en medidas preventivas como cambiar o colocar cerraduras, cambiar puertas o ventanas, colocar rejas o bardas, realizar acciones conjuntas con sus vecinos, cámaras de CCTV, guardias, alarmas, y hasta comprar perros.  

La cifra negra de delitos seguirá sin cambios, solo entre el 7% y 12% de delitos serán denunciados, de los delitos no denunciados el 93% y 89%. Reconociendo que solo se inicia una carpeta de investigación en el 5% y 7% de los casos denunciados.   

La percepción de inseguridad antes, durante y después de las elecciones será la misma nada cambiara y seguirá siendo la primera preocupación, por encima de la salud, el precio de los alimentos, la pobreza y el desempleo.

TAPANCO: Tal vez, un liderazgo fuerte y firme a nivel municipal puede dar la nota: "Ciudad Segura/Ciudad Inteligente", y señal de que vienen tiempos seguros; se puede, lo he visto en otras entidades donde un municipio seguro es la carta de presentación de un Estado, más allá que el resto sea un desmadre. 

Menos "curros de medio pelo corvas dulces", diría mi abuelo y más "gavilanes que no chillen".

Francisco.soni@uaslp.mx 

twitter: @franciscosoni