Aston Martin y Bowmore lanzan una botella de whisky que vale 65 mil 800 dólares

Aston Martin y Bowmore lanzan una botella de whisky que vale 65 mil 800 dólares

Madrid, 6 ago (EFE).- El fabricante de vehículos de lujo Aston Martin y la destilería Bowmore han creado una edición limitada a 25 unidades del whisky escocés Bowmore Islay Single Malt cuyo precio por botella es de 50.000 libras esterlinas (unos 65.871 dólares al cambio actual).

El nombre de esta colaboración tan especial es Black Bowmore DB5 1964 y está previsto que esté disponible a finales de otoño de este año, según ambas marcas.

Se trata de su primera colaboración para la que han elegido un whisky icónico y un coche legendario con el que conmemorar los valores y pasiones compartidas.

El Black Bowmore se destiló por primera vez el 5 de noviembre de 1964, después de la llegada a la empresa -que cuenta con 240 años de historia- de una nueva caldera de vapor para calentar los alambiques y que sustituía a las de carbón.

El resultado fue un" toque de malta único, sublimemente rico y decadente", según Bowmore, que asegura que, desde entonces, se ha convertido en uno de los whiskies de malta "más raros y solicitados que se han creado".

Desde 1993, sólo se han puesto a disposición unas seis mil botellas de Black Bowmore, lo que aumenta el atractivo de este icónico whisky.

Para Aston Martin, el DB5, lanzado en 1963 con "gran éxito", es "el coche más famoso del mundo", entre otras cosas, por su relación en 1964 con el agente secreto británico 007.

El Aston Martin DB5 llegó al mercado con un aumento de la capacidad del motor a 4.0 litros en comparación con su predecesor el DB4 Serie 5. Esto le ayudó a erigirse como uno de los coches deportivos más deseados y admirados de su generación. 

Según sir David Brown, el entonces propietario del Aston Martin Lagonda y el hombre que puso sus iniciales al linaje de los DB, el DB5 destacaba por su capacidad de funcionar "perfectamente en todas las condiciones", lo que le hacía "tan intensamente satisfactorio de poseer". 

La botella que han elegido para esta "obra maestra" está hecha a mano por Glasstorm, un estudio de vidrio con sede en el norte de Escocia con más de 50 años de experiencia.

Cada una de estas piezas únicas tarda en fabricarse una semana, lo que para ellas refleja el continuo proceso de atención a los detalles y la habilidad que define esta colaboración.

Black Bowmore DB5 1964 se presenta en una caja hecha a mano, inspirada en la casa de la costa de la destilería, en la que el color azul oscuro y el relieve de las olas evocan el verdadero sentido del lugar. 

En la caja el nombre de Aston Martin DB5 queda reflejado en la mejor piel de becerro de grano de cuerda, con un cierre y bisagras de latón macizo a medida y chapada con níquel. 

Las notas de cata del Black Bowmore 1964 son: a la vista, profundo negro de obsidiana; y en prueba, intenso sabor a mango, maracuyá y miel de acacia entrelazados con una poderosa combinación de café y humo de tabaco