Esta es la razón por la que no debes refrigerar la cebolla

Esta es la razón por la que no debes refrigerar la cebolla
La cebolla es uno de los ingredientes más utilizados en la cocina mexicana, además de aportar muchos beneficios para la salud, es necesario tomar en cuenta que el almacenamiento de este alimento tiene que ser especial debido a que los componentes de la cebolla pueden verse afectados por los cambios de temperatura o el material que se utiliza para guardarlas. Si bien es un alimento que se suele utilizar en la cocina, es importante que conozcas las razones para no guardarlas en el refrigerador, asimismo te daremos recomendaciones para que se mantengan frescas por más tiempo.
Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Seúl, identificó las diferencias que pueden existir en las cebollas sin rebanar al ser expuestas a los cambios de temperatura: el resultado final fue que estas se conservan mejor a una temperatura de 4°C fuera del refrigerador porque este genera humedad. Las cebollas que analizaron en dicho estudio demostraron que su calidad se pierde si son almacenadas en el refrigerador, debido a que se presentan cambios en la glucosa del vegetal, lo cual afecta en su totalidad a la cebolla porque pierde propiedades como el ácido pirúvico el cual le aporta acidez y picor.
Además de los cambios en el ácido pirúvico, el estudio indica que si las cebollas se refrigeran, se concentran las cantidades de glucosa y fructosa provocando que consumas más calorías a través de este alimento. Dentro de estos cambios, la actividad catalizadora de las enzimas disminuye, es decir, algunas células no tienen la capacidad de eliminar azúcares en el vegetal. Si permites que esto suceda, podrás notar cambios en el sabor, color, aspecto y aroma de las cebollas ya que la refrigeración actúa como una reacción química que elimina propiedades importantes de este vegetal.
El estudio de la Universidad de Seúl demostró que para mantener las cebollas frescas y con sus propiedades nutricionales intactas, se debe hacer un almacenamiento eficiente, ya que factores como la luz, la temperatura y la humedad pueden afectar la actividad fisicoquímica de la cebolla.
Mientras se encuentra en refrigeración se detiene la composición bioquímica que realiza la cebolla para que se mantenga fresca, con ello, parte de los antioxidantes, glucosa, acidez y agua se pierden. El estudio de la Universidad de Seúl llegó a la conclusión que es mejor optar por almacenar la cebolla en un clima fresco y seco.
La Asociación Nacional de Cebolla (NOA), recomienda poner las cebollas en una canastilla para que el aire fluya y se mantengan frescas, es importante no refrigerarlas, asimismo es necesario no dejarlas expuestas a la luz y pegadas a alguna pared, ya que estas acciones provocan el resguardo de la humedad y provocar que se descompongan rápidamente.
De acuerdo con información del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la cebolla requiere de un almacenamiento adecuado, ya que de esta manera es capaz de mantenerse en buen estado hasta por ocho meses, por ello recomiendan evitar colocarlas en bolsas de plástico cerradas, ya que estas pueden generar humedad y así presentar moho.
En el caso de la cebolla picada en cubos o rebanada, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos asegura que tiene un tiempo de vida de 7 a 10 días, por lo que es necesaria su refrigeración.