Cierra panadería La Parisiense

Cierra panadería La Parisiense

a emblemática panadería La Parisiense, de origen francés, nacida en el Centro Histórico potosino en 1904, dejó de funcionar desde el 15 de febrero por cuestiones estratégicas de los dueños y solo queda ahora en el recuerdo de las familias que durante décadas compraron ahí la concha, el borracho, los roles de canela, el buen bolillo danés, y las ricas piezas de repostería.

El bisabuelo, campesino e inmigrante francés, con la crisis viajó a América a probar suerte, estuvo en Argentina, luego pasó por Veracruz, Tampico y finalmente se quedó en San Luis Potosí, pero fue en el traslado a esta zona del mundo cuando aprendió el oficio de panadero.

El protagonista tenía que pagar el pasaje en barco, entonces pidió trabajo y lo mandaron a la cocina donde le dijeron que iba a hacer pan, luego, ya con el conocimiento se instaló en nuestra tierra para planear el negocio que, a la postre, inició la tradición de la Parisiense, ahora La Superior, que con el tiempo contó con varias sucursales en la ciudad.

El director general del negocio familiar y conocedor de toda la historia pidió omitir su nombre, así como el de su padre y ancestros, quienes crearon La Parisiense, que durante décadas fue la panadería número uno y se volvió un emblema del Centro Histórico potosino.

El entrevistado relató que conforme fueron pasando los años se fueron expandiendo, dijo que la panadería del centro es todo un tema ya que la zona cada vez está más deteriorada, les falta poner más atención, es triste en todo.

YA NO REPUNTÓ

La Parisiense, que deja en hueco difícil de llenar para los comensales y que se ubicaba en el pasaje Bocanegra y la calle Morelos, jamás la pudieron hacer repuntar, se fijaron metas, contra históricos, año y semanas anteriores, pero ya tenía muchos años perdiendo ventas con aquellos hábitos de consumo donde las rutas de camiones eran importantes, y es que cada vez que había cambio de ruta por alguna modificación era una afectación, y al tiempo era difícil recuperarse.

Ya en la actualidad, con la pandemia, sufrió una caída de entre 18 y 20 por ciento en sus ventas, de ahí que fue una de las tiendas que tenían los dueños desde hace tiempo en exhaustivo análisis, que así como abrieron otras, se tomó la decisión por parte del consejo de decir que la Parisiense operara hasta el 15 de febrero de 2021 que es la fecha oficial del cierre.

La Parisiense tuvo su cúspide en los principios del año 2000 y por el año 2005 comenzó a vender menos, a pasar de que era una tienda que todavía se defendida en sus ventas, pero antes el consumo era el de la gente de las rancherías cercanas.

lo FUERTE ERA VENDER PARA

GENTE DE PUEBLO

Además de pan, compraban bolillo que revendían en las tiendas de sus lugares de origen, “eran unos clientazos” dice el director general porque llevaban cajas de producto con volúmenes altos, ahora lo más seguro es que ya exista una panadería en el pueblito, aunado a que la empresa lleva el producto a las tienditas de la esquina, entonces la venta ya era menor.

La Superior no se queda atrás en cuanto a la actualidad de la tecnología, ya que apuestan a la venta en los nuevos canales como lo son las plataformas de Uber Eats.

EL PERSONAL SEGUIRÁ TRABAJANDO

Los colaboradores no se quedan sin trabajo, ya que seguirán laborando en La Superior, y forman parte de otro modelo de negocio que se llama Gallo Lalo (rosticería que abren en convenio con Oxxo) como una línea de producto para cubrir una necesidad básica con servicios accesibles, sabrosos, saludables como es el pollo, entonces la gente que estaba en la Parisiense se ha acomodado en las nuevas sucursales.

“Nos duele mucho el cierre, sobre todo a mi papá, es un tema emocional tremendo en cuanto a la familia porque fue la primera panadería, además en ese edificio vivió nuestro bisabuelo y abuelo en dos cuartos, a un lado de las amasadoras, ahora solo el recuerdo queda, aparte, la instalación no es nuestra”.

En cambio, a finales de diciembre se abrió una nueva sucursal ya integrando Gallo Lalo con Superior, además en otras zonas de la ciudad que reforzará el camino de la evolución en la será para mejora de los mismos trabajadores, satisfacción de los clientes y de los accionistas.