En ruinas, rampa para discapacitados

La calle Guerrero, esquina con Constitución es un peligro

En ruinas, rampa para discapacitados

A-AA+

En la calle Guerrero, esquina con avenida Constitución, reparada durante el gobierno estatal de Marcelo de los Santos, se encuentra totalmente destrozada la que debería ser una rampa de ascenso y descenso para personas en silla de ruedas, que las autoridades ubicaron justo en un punto de cordón de estacionamiento de vehículos, en vez de utilizar la esquina sureste de la escuela Estatal de Música.

A diferencia de las construcciones de calles de sexenios posteriores, en el caso de Marcelo de los Santos, los ingenieros no colocaron las rampas en las esquinas, es decir, no manejan niveles de rampas peatonales en los cruceros, sino que crearon bajadas improvisadas en las banquetas.

Una de esas bajadas se ubica en el costado sur de la Escuela Estatal de Música, pero con los años las raíces de un árbol cercano acabaron con su funcionalidad, destrozaron totalmente el pavimento y las baldosas que revestían ese tramo de la banqueta.

Circular en silla de ruedas por el lugar es simplemente imposible. Las piedras se encuentran muy destruidas, además, es poco frecuente que los automovilistas respeten el cruce de personas con discapacidad.

En el Centro Histórico, el acceso de personas con discapacidad representa facilidades o dificultades, según la planeación de obra a criterio de cada administración estatal, la principal promotora de obras de peatonización o modernización de calles.