Investiga CEDH caso de escoltas de Cándido

Ombudsman pedirá los informes de la muerte de los agentes en tareas de limpieza de un pozo

Investiga CEDH caso de escoltas de Cándido

Ya se investiga si los dos policías fallecidos al realizar labores de limpieza en un pozo, en un rancho del diputado local Cándido Ochoa Rojas, llevaban a cabo tales actividades cuando cumplían sus asignaciones oficiales como escoltas para seguridad del legislador, afirmó Jorge Andrés López Espinosa, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). 

El jueves 26 de septiembre por la tarde, se reportó el deceso de cinco personas asfixiadas al limpiar un pozo del rancho de Cándido Ochoa Rojas en la localidad de San José Pequetzén, en el municipio de Tancanhuitz. Dos de los fallecidos eran policías estatales que Ochoa Rojas solicitó para su seguridad personal. 

López Espinosa coincidió con Hugo Ulises Valencia Gordillo, subsecretario de Derechos Humanos de Gobierno del Estado, en el sentido de que cuando a un funcionario, periodista u otra persona que requiere esa medida se le destina un escolta, dicho servicio está enfocado "exclusivamente" a brindarle protección personal.  

De acuerdo con el ombudsman local, si hubiese algún desvío de dicha función por parte de la persona custodiada, "pues sin duda" habría que revisar en qué contexto se dio, porque las funciones y horarios se establecen desde las propias corporaciones de seguridad pública.

"Lo que nosotros estaríamos revisando, es que estas situaciones si las personas que tenían las asignaciones de guardia laboral en custodia para este servidor público, revisaríamos nosotros si en el momento de ocurrir los hechos, estaban cumpliendo efectivamente ese servicio o se encontraban fuera de su horario de labores", planteó.  

López Espinosa precisó que la CEDH solicitará los informes correspondientes, tanto a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) y a la Fiscalía General del Estado (FGE), encargada de la carpeta de investigación por las citadas muertes.