Potosinas ilustres no son reconocidas

La avenida que lleva su nombre, en el parque Tangamanga sólo incluye hombres

Potosinas ilustres no son reconocidas

La avenida Potosinos Ilustres, dentro del parque Tangamanga I, sigue siendo un espacio sociocultural en el que el reconocimiento de los aportes de las mujeres al desarrollo de la capital y el estado está ausente, pues de seis efigies que conforman este paseo, ninguna es femenina.

Sin duda, los personajes ahí representados merecen reconocimiento y permanencia, pero el hecho de que sean todos varones deja mal parada la equidad de género en este paseo recreativo.

El primero de ellos es Jesús Silva Hérzog, periodista, economista y político que encabezó el comité gubernamental que hizo realidad la nacionalización del petróleo bajo el mandato del presidente Lázaro Cárdenas del Río en 1938.

El segundo es Francisco Martínez de la Vega, periodista y gobernador interino de San Luis Potosí en 1959 y asesor de los presidentes Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de la Madrid.

La tercera efigie es la del general Miguel Barragán, uno de los dos únicos presidentes de la República de origen potosino y quien lograra, en 1825, la rendición del último bastión español en México: El castillo de San Juan de Ulúa, en Veracruz.

Antonio Rocha Cordero, quien fue gobernador de San Luis de 1967 a 1973, es la cuarta efigie en este paseo, seguida por la del profesor normalista Luis Gonzaga Medellín Niño.

La sexta y última estatua, es la del músico creador de la teoría microtonal o "del sonido13", Julián Carrillo Trujillo.

La séptima efigie, necesariamente, debería ser la de una sobresaliente potosina, y de que hay nombres, es seguro.