Reaparece adolescente perdida en la sierra

Mochila al hombro salió "a México" con otra menor que presuntamente no sobrevivió

Reaparece adolescente perdida en la sierra

A-AA+

Apenas iban a dar las 10 de la mañana de hoy, en una parcela de maíz de los confines del ejido Los Sabinos, 13 kilómetros al norte de la cabecera municipal, cuando a Santos Padrón Azúa se le apareció Heidy Sandivel Hernández Santos, quien le pedía agua y decía que tenía días en la sierra, en donde su amiga había muerto y ella misma la había enterrado. 

El 18 de abril de este año, la Fiscalía General del Estado publicó un par de fichas de menores desaparecidas, una de ellas es Heidy Sandivel y la otra era la de Martha Guadalupe Santos Bernardo, quien, según el testimonio de la primera, estaría muerta y enterrada en una fosa de la hostil sierra de Los Sabinos. 

CAFÉ Y GALLETAS DE ANIMALITO

Heidy Sandivel tiene 16 años de edad y Martha Guadalupe Santos tiene, o tenía 15 años de edad hasta hace poco. Ambas salieron de Tanlajás en la segunda semana de abril y fueron reportadas como extraviadas por familiares esa misma fecha, cuando no aparecieron ya. 

Ellas fueron a parar a Los Sabinos, en donde anduvieron varios días, según relatan los vecinos, para luego irse a la sierra.

María Félix del Ángel vive en el ejido Los Sabinos y describió a las dos chicas con detenimiento, porque ella quizá haya sido la que más contacto tuvo con ellas el 17 de abril, la víspera de la desaparición del misterioso dúo de adolescentes. 

Del Ángel mencionó que la más chica de ellas, Martha Guadalupe, lloraba constantemente y la otra la abrazaba, para consolarla. 

La historia de la menor fue resumida en devastadoras palabras: su madre, que trabaja en centros de diversión nocturnos, la había dejado con su papá, desde que era niña y éste la dormía con él desde muy temprana edad, hasta la fecha. 

María Félix dijo que ambas cargaban dos mochilas, una en la espalda y otra a manera de canguro y que las jóvenes querían emprender un viaje a México, Los Sabinos está en la salida norte del municipio, rumbo a Victoria o Monterrey, para ir con una tía a una tierra que ellas describían como muy bonita, la noche del 17, sin embargo no las dejó salir, porque resultaba peligroso. 

Les tendió unas cobijas en la parte exterior de su casa y ahí acamparon las dos. 

Tampoco las dejó irse a las cuatro de la madrugada del día 18, que era lunes, sino que se fueron a las siete horas y María Félix les pudo dar como único itacate una bolsa de galletas de animalito y café. 

De ahí en adelante, nadie las volvió a ver. 

VEINTICUATRO DÍAS 

A partir del 18 de abril, la FGE publicó su desaparición y poco después familiares y personas de Tanlajás anduvieron buscándolas en el ejido, sin hablar con mucha gente. 

Ayer, a las 10 de la mañana, impávida, solamente urgida por la sed y el hambre, Heidy Sandivel apareció junto a la parcela de Santos Padrón y relató que el pasado 9 de mayo su amiga, Lupita, había muerto y que ella la había enterrado. 

Santos la acompañó al centro del ejido y luego de notificar al comisariado Margarito Galván, éste llamó a las autoridades y terreno adyacente a la nopalera que separa el caserío de la nada que se tragó a las adolescentes se colmó de policías. 

Ahora solamente falta escuchar a Heidy, porque 24 días en una sierra sin agua, en plena sequía, rodeadas de bestias y con un antecedente de probable abuso, hace que muchos tengan más preguntas que respuestas.