Alberto de Mónaco visita a la princesa Charlene, cuya salud sigue siendo un misterio

Alberto de Mónaco visita a la princesa Charlene, cuya salud sigue siendo un misterio

PARÍS (EFE).- El príncipe Alberto de Mónaco va a visitar durante las navidades con sus hijos a su esposa, Charlene, que lleva tiempo recuperándose, en un lugar mantenido en secreto, de los problemas de salud que arrastra desde el mes de mayo, y de los que todavía tardará "meses" en restablecerse.

Este es el mensaje emitido este jueves por el Palacio de Mónaco, en un comunicado en el que señala que la convalecencia de Charlene (43 años) "continúa de forma satisfactoria y alentadora, aunque su restablecimiento debería todavía tardar unos meses".

Durante estas fiestas navideñas, Alberto II y sus dos hijos, los mellizos Jaime y Gabriela, la visitarán en un lugar que el gabinete del soberano no ha querido desvelar.

De hecho, insiste en que la pareja pide que "se siga respetando  su privacidad y la de sus hijos", que acaban de cumplir siete años.

"Desde que se restablezca su salud, con un inmenso placer la princesa compartirá de nuevo momentos amables con los monegascos", asegura.

La antigua nadadora olímpica enfermó en Sudáfrica, su país natal, durante un viaje oficial en mayo. Desde entonces se ha sometido a varias intervenciones, algunas de ellas bajo anestesia general, por una complicación en una infección otorrinolaringológica.

Aunque volvió a Mónaco a principios de noviembre, poco después se marchó a un destino desconocido. La explicación oficial que se dio es que su estado de cansancio no le permitía afrontar sus obligaciones de princesa y la recuperación necesitaba que se preservara su privacidad.