Cáncer de mama

Gracias a una detección temprana, el avance de los tratamientos y una buena calidad de vida, puede ser curable

Cáncer de mama
Hoy en día, esta enfermedad ya no es lo que era. Afortunadamente, la supervivencia ha aumentado tanto en algunos tipos y muchas pacientes pueden confiar que están curadas, aunque no deben dejar sus controles.

ENFERMEDAD

El cáncer de mama es una enfermedad en la que las células de la glándula mamaria se multiplican sin control. 

Existen diferentes tipos de cáncer de mama, tal como podrás ver en este artículo.

A pesar de que recibir la noticia de la confirmación de un cáncer de mama cambia tu vida totalmente, los expertos insisten en que hay que mantener la calma.  Hay mucha investigación en este campo. 

De hecho, en los últimos años ha habido cambios en el diagnóstico, tratamiento y en el pronóstico de algunos tipos. 

Estos son algunos ejemplos:

DIAGNÓSTICO PRECOZ

Sin duda, además de los tratamientos, lo que ha mejorado la supervivencia del cáncer de mama ha sido el diagnóstico precoz. 

En este sentido, los programas de cribado han dado un vuelco a esta enfermedad, puesto que no es lo mismo tratar a una paciente con cáncer de mama avanzado o metastásico, que con el tumor localizado en la mama.

Por ello, los expertos insisten en no saltarse las visitas al ginecólogo y, mucho menos, pruebas como la mamografía, puesto que, si bien hace años se insistía en la autoexploración, con el tiempo se ha visto que las pruebas de imagen son las que verdaderamente pueden detectar el cáncer de forma temprana, ya que no todos los bultos se palpan.

PLATAFORMAS GENÓMICAS

Han permitido tomar decisiones más precisas sobre el tratamiento.

En el caso del cáncer de mama con receptores hormonales positivos las plataformas genómicas ayudan a saber qué mujeres necesitan quimioterapia y cuáles pueden evitarla, ya que el beneficio será muy bajo o nulo. 

Estas plataformas analizan una muestra de un tumor maligno para calcular el nivel de actividad de ciertos genes. Este análisis permite conocer el comportamiento del cáncer, su probabilidad de crecer y de propagarse. 

TEST GENÉTICOS

Este se realiza mediante una prueba de sangre o una muestra de saliva y analiza si hay alguna anormalidad en el ADN del paciente. 

Por ejemplo, si es portadora de una mutación que aumente el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. 

En el caso del cáncer de mama, se trataría, por ejemplo, de la mutación en los genes BRCA 1 y BRCA 2, mutaciones que se pueden heredar. Ayuda a tomar decisiones sobre las intervenciones quirúrgicas, los controles, así como el seguimiento de los familiares más cercanos. 

InMUNOTERAPIA

Está aprobado para el tratamiento del cáncer de mama triple negativo.

En este artículo puedes conocer mejor en qué consiste esta terapia y en qué situaciones se aplica, así como el cambio que ha supuesto en el cáncer de mama triple negativo. 

Nuevo tratamiento para el cáncer de mama triple negativo metastásico.

RADIOTERAPIA

La tecnología ha evolucionado en los últimos años a pasos agigantados y, por tanto, la radioterapia. Actualmente los tratamientos radioterápicos son más precisos, con mejores resultados y en menos tiempo, sin olvidar que no tienen apenas efectos secundarios.

ATENCIÓN MULTIDISCIPLINAR

El apoyo para que estés bien.

Otro aspecto que se debe destacar en el tratamiento del cáncer y que se puede considerar un avance es la atención con la que cuentan las pacientes. 

Cuando llega una paciente con este diagnóstico, independientemente del profesional que la haya visto en primer lugar, se debe activar un circuito que conforman el oncólogo, radiólogo y cirujano, así como la paciente, para ver qué opción es la mejor.

MEJOR TERAPIA

A parte de los profesionales mencionados, todos estos son los sanitarios que participan para proporcionarte la mejor terapia y ayudarte a superar la enfermedad:

GINECÓLOGO

En la mayoría de las ocasiones, será el primer especialista que te vea. En algunos hospitales, es posible que sea el especialista en patología mamaria quien sospeche de una lesión y recomiende pruebas de imagen para confirmarlo.

RADIÓLOGO

Será el encargado de realizarte una mamografía, así como una ecografía o una resonancia magnética en el caso de que tus mamas sean muy densas.

Estas son las pruebas necesarias para el diagnóstico. 

En caso de que haya una lesión, te realizarán una biopsia.

PATÓLOGO

Recibe la muestra de la lesión y la analizará. En la actualidad, además de saber el nombre del tumor, podemos conocer los "apellidos" (hormonal, HER2 o triple negativo).

Y eso ayudará a realizar un diagnóstico más preciso y a determinar qué tipo de tratamiento necesitarás.

ONCÓLOGO

Será el especialista que te seguirá en todo momento, durante y después del tratamiento, lo decidirá junto a otros expertos, indicará las pautas, dosis, tiempo, etc., e indicará qué pruebas te realizarás a lo largo del tiempo para comprobar que estás bien.