Aspectos a tener en cuenta al solicitar un crédito para empresas pequeñas

Aspectos a tener en cuenta al solicitar un crédito para empresas pequeñas

A-AA+

Las empresas pequeñas no siempre disponen de la liquidez que necesitan. Cuando surge un imprevisto económico o por un motivo u otro han de hacer frente a un desembolso sin tener la cantidad de dinero que requieren para ello, es entonces cuando los productos ofrecidos por entidades prestamistas son contratados.

Si también es el caso de tu negocio, antes de contratar el préstamo es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos que son de gran importancia. A continuación los detallaremos todos, dando pie así a que aciertes al cien por cien al pedir un crédito para empresas pequeñas.

Rapidez

Ahora que recientemente hemos mencionado el término urgencia, es innegable que algunas de las empresas requieren abonar el importe correspondiente con la mayor brevedad posible. Es por este motivo que muchos negocios de pequeño tamaño recurren cuanto antes a un crédito, aunque ello de poco sirve si la aprobación del mismo se demora en exceso.

Afortunadamente ello no sucede al optar por los mejores prestamistas. Un claro ejemplo es el de Uniclick, contando con el respaldo de una institución financiera de gran relevancia, la cual es conocida bajo el nombre de Unifin y acumula en Latinoamérica un total de experiencia que casi alcanza las tres décadas.

Tener una dilatada trayectoria a sus espaldas y aprovechar al máximo las posibilidades tecnológicas que ofrece Internet lleva a Uniclick a ser capaz de operar con una celeridad pasmosa.

Desde que solicitas el crédito para empresas pequeñas hasta que es concedido y posteriormente recibido pasa muy poco tiempo, lo cual es de agradecer sobre todo si tu negocio ha de afrontar una urgencia económica.

Conviene destacar el hecho de que esta gran rapidez también viene dada por lo intuitiva que llega a ser la interfaz. Incluso si nunca antes has pedido un crédito por Internet te verás capacitado para completar la operación en un parpadeo.

Y es que ningún elemento del menú da lugar a que surja ni una sola duda. Todo es sencillo de principio a fin. Sin embargo, la rapidez no es lo único en lo que debes fijarte al solicitar un crédito para empresas pequeñas. A dicho aspecto se suman otros en los que seguidamente profundizaremos.

Transparencia

No es plato de buen gusto darte cuenta meses después de haber contratado un producto prestamista de que la letra pequeña del contrato albergaba alguna cláusula perjudicial o que no te fue comunicada en su momento. Por suerte, ello no sucede decantándote por una entidad crediticia de confianza como la que hemos mencionado en anteriores párrafos.

Sea cual sea el prestamista al que recurras, asegúrate de que ofrece un trato transparente. Básicamente nos referimos a comunicar todas las condiciones que afectan al producto que ofrecen a sus clientes, así como las características del mismo.

Si notas que el trato es honesto desde el principio sabrás que estarás ante una entidad crediticia que merecerá la pena, pudiendo confiar plenamente en ella sin sorpresas desagradables que se produzcan en un futuro.

Cantidad

Por supuesto, es importante asegurarte de que el crédito para empresas pequeñas que pretendes solicitar alcanza la cifra que tienes en mente, ya que en caso contrario te verías obligado a pedir dos préstamos.

Ten en cuenta que cada prestamista establece sus propios límites, aunque hay algunos bastante generosos en este sentido. Por ejemplo, en el caso de Uniclick, tienes la posibilidad de pedir un máximo de tres millones de pesos. Esta cantidad es más que suficiente para hacer frente al pago de nuevos muebles para la oficina o cualquier otro tipo de gasto.

Seguridad

Atrás quedan los tiempos en los que las páginas web de los prestamistas ni siquiera contaban con el protocolo HTTPS. A día de hoy son más seguras y confiables que nunca, aunque no en todos los casos es así. Es por ello que conviene cerciorarte de este aspecto tan importante antes de iniciar el procedimiento.

Y es que cuando des comienzo a la solicitud del crédito introducirás datos personales de suma trascendencia, desde tu nombre completo hasta la dirección e incluso algún documento que te exija el prestamista: nómina, aval, etcétera -aunque hay algunas entidades crediticias que cada vez aplican menos requisitos de este tipo-.

Cerciorándote de que la página web oficial es segura al cien por cien, sabrás que todos tus datos permanecerán a buen recaudo, protegiéndose a la perfección con un sistema muy avanzado tecnológicamente, el cual proporciona la privacidad que necesitas para llevar a cabo una operación económica de esta índole.

Si tienes en cuenta todos los aspectos que hemos sacado a colación, acertarás de lleno al pedir un crédito para empresas pequeñas. Además, podrás hacer toda la operación a través de Internet sin necesidad de salir de casa, aunque tendrás a tu disposición un número telefónico de asistencia para ver resueltas las dudas que te surjan.