Sudamérica sufre por escasez de chips

Sudamérica sufre por escasez de chips

A-AA+

Como en todo el mundo, la producción de vehículos en Sudamérica también está afectada por la escasez de semiconductores.
Este año se espera que en Sudamérica se fabriquen 188 mil vehículos menos, por lo que la producción total de la región alcanzará 2.7 millones de unidades, de acuerdo con estimaciones de la firma LMC Automotive.
En 2019, antes de la pandemia, en Sudamérica se produjeron 3.3 millones de vehículos. Así, el volumen previsto para este año equivale a perder 7% de la producción automotriz anual de Sudamérica, y las armadoras más afectadas son Volkswagen (VW) y General Motors (GM).
VW, de hecho, dejará de fabricar el modelo Voyage en la segunda mitad del presente año debido a la falta de chips.
Además, la empresa ha reducido turnos y despidió personal debido a la escasez de semiconductores, lo que ha ocasionado que deje de fabricar 55 mil vehículos en el primer semestre del año, particularmente de los modelos Gol y Voyage.
La armadora alemana contribuye con 44% de los 125 mil vehículos que se han dejado de producir en Sudamérica en la primera mitad del año.
Por su parte, GM es la segunda armadora con mayor afectación, con 10 mil vehículos menos fabricados en el primer semestre.
A su vez, Stellantis, Renault-Nissan-Mitsubishi y Honda también están afectadas por la falta de chips y se espera que, en julio, den un periodo más largo de vacaciones, el cual podría extenderse a dos meses.
En Norteamérica se estima que este año se perderá el equivalente a 9% de la producción automotriz, mientras que en India se perderá únicamente 4%.
Incluyendo México, en la región norteamericana se han dejado de fabricar 345 mil vehículos en el primer semestre del año, una cifra mucho menor a la del mismo periodo del año pasado.
Sin embargo, las armadoras estiman que todavía falta tiempo para que se regularice el abasto de semiconductores.
Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), dijo que habrá una recuperación gradual del abasto de semiconductores en la segunda mitad del año, pero a un ritmo por debajo de la demanda.
"Habrá una recuperación, pero no será a finales de este año, ni en el curso de 2023, sino varios meses después, si hubiera algún impacto en la cancelación del abasto de gas ruso hacia Alemania, ya que la producción de vehículos en Alemania podría tener un impacto en el abasto de componentes", explicó.
LMC Automotive calcula que será hasta la segunda mitad de 2023 cuando la producción automotriz logre estabilizarse a escala mundial.
En el caso de Norteamérica y Europa, la firma consultora del sector automotriz también considera que la recuperación de los niveles de producción previos a la pandemia será hasta 2024.