Arte creado para Los Pinos se integrará al acervo del MAM

Obras de autores de varias generaciones

Arte creado para Los Pinos se integrará al acervo del MAM

Ciudad de México.-  La colección de 33 pinturas que se creó en 1993 para la entonces residencia oficial de Los Pinos, y que la tarde de ayer se abrió al público en el Complejo Cultural, pasará a formar parte del acervo del Museo de Arte Moderno. 

Así lo anunció la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, durante la inauguración de la exposición "De lo perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en México".

Vicente Rojo, Manuel Felguérez, Beatriz Ezbán, Rafael Cauduro, Miguel Castro Leñero, Luis López Losa, Germán Venegas , Roberto Cortázar y Eduardo Tamariz fueron los pintores del grupo de 33 que asistieron a la apertura. 

Junto a ellos estuvieron familiares de algunos de los artistas que no pudieron acudir, como Natalia Toledo quien estuvo en representación de su padre, Francisco Toledo; o familiares de pintores ya fallecidos, como Juan Coronel, hijo del pintor Rafael Coronel. 

MANUEL FELGUÉREZ

Manuel Felguérez expresó su agradecimiento por la exhibición de la colección porque contó que hacer cuadros es para el pintor lo más natural pero que lo difícil es la comunicación con la sociedad: "Siempre el problema que tenemos es el público", dijo y agradeció que a través de este espacio que los cuadros podrán ser vistos. 

La exposición de 33 pinturas, creada a comienzos de los años 90, se presenta ahora por primera vez al público; anteriormente solo fue vista por visitantes de Los Pinos (la clase política), o se colgaron varias de las pinturas en oficinas públicas, o sencillamente se guardó todo el acervo. 

CREADORES

La colección reúne obras de creadores distintas generaciones, ya que además de los citados, figuran cuadros de Sergio Hernández, Susana Sierra, Sylvia Ordóñez, Cordelia Urueta, José Chávez Morado, Alejandro Colunga, Rodolfo Morales y Luis Nishizawa, entre otros. 

La secretaría Frausto agradeció a Francisco Toledo que, recordó, hace varios meses le escribió una carta donde le preguntó por el destino de su obra de la colección, y contó que a partir de ahí comenzó la búsqueda hasta que la Presidencia encontró las demás pinturas en una bodega de Constituyentes -unas cuantas sí estaban Los Pinos-. Relató que tras contarle al pintor del del hallazgo, él propuso el nombre de la muestra: "De lo perdido, lo que aparezca".  Al término de la conferencia, en diálogo con los medios, Frausto dijo que revisarán qué programa de itinerancias en el país, e incluso, en el extranjero tendrá la colección.