Avión biblioteca para que despegue la lectura en México

Avión biblioteca para que despegue la lectura en México

Ciudad de México.- Nadie esperaría toparse con un Boeing 737-200 en medio de un conflictivo barrio de Ciudad de México y todavía menos descubrir que alberga una biblioteca en su interior. Pero así es la exitosa iniciativa de las autoridades para fomentar la cultura y reducir la violencia en la periferia de la capital.

El proyecto "Volando a la Utopía", instaurado en la plaza de la colonia Álvaro Obregón de Iztapalapa, el distrito más grande de Ciudad de México, fue inaugurado este mes y en tan solo una semana ha conseguido revitalizar una plaza por la que muchos vecinos no se atrevían a pasar.

Los atracos a mano armada y la venta de droga han sido sustituidas por un avión pintado con coloridos motivos florales que resguarda 25 computadoras, 2.000 libros en línea y 230 impresos en un barrio donde muchos niños no van al colegio ni tienen acceso a internet en casa.

"El avión biblioteca es un proyecto de fomento a la lectura que trata de incluir a ciertas comunidades vulnerables o en estado de rezago a actividades culturales, artísticas y científicas", explica a Efe la coordinadora del espacio, Diana Itzel González, quien recibe a los vecinos vestida de piloto desde la escalinata que suba hasta la puerta de la aeronave.

ESPACIO RESCATADO

Odilón Cortés, vecino de la zona, visita por primera vez el avión junto con su esposa y sus tres hijos, que tienen diez, ocho y cuatro años. Esta familia no tiene internet en casa, por lo que aprovecha los ordenadores del espacio para que el mayor pueda hacer un trabajo que le encargaron en el colegio.

"Es muy excelente y muy bonito el lugar. A mis hijos les gusta mucho estar en un lugar así, para que se vuelvan más cultos, ya que hemos estado viviendo un lugar muy conflictivo", cuenta este militar de profesión.

Lamenta que hay mucha gente en la zona que se ve abocada a la delincuencia y no quiere que sus hijos "lleguen a ocupar este lugar", por lo que tiene claro que volverán a visitar la aeronave así como los espacios para talleres ubicados a su alrededor. Mientras tanto, la madre lee un cuento a su hija menor en un espacio de lectura, ubicado en la parte trasera del avión, donde puede abstraerse de las dificultades del día a día en este barrio, donde la familia ha sufrido bastantes robos. Ahora está encargada de pilotar el proyecto, pero el recuerdo que tiene Diana Iztel de cuando estudiaba Biología en este barrio es muy diferente de lo que hay ahora.

AVIÓN VERDADERO

Los conductores que circulan a través de las dos anchas avenidas que convergen en la plaza todavía se sorprenden al ver el paisaje urbano alterado por un avión de unos 25 metros de envergadura estacionado allí en medio.