Casas mayas muestran el vínculo entre la desigualdad y Gobiernos despóticos

Casas mayas muestran el vínculo entre la desigualdad y Gobiernos despóticos

Washington, EEUU (EFE).- Un estudio de los hogares mayas en la antigüedad indica que las sociedades con más desigualdad en la riqueza son aquellas donde el Gobierno está en manos del menor grupo de personas, publicó este miércoles la revista Public Library of Sciences (PLoS ONE).

"Las diferencias en el tamaño de las casas son un reflejo de la desigualdad en la riqueza", explicó Amy Thompson, investigadora del Museo Field de Chicago y una de los autores del análisis.

"La observación de cómo varía el tamaño de las casas en diferentes vecindarios dentro de las ciudades antiguas nos permite aprender acerca de la desigualdad de riqueza en las ciudades mayas del período clásico", añadió.

El período que los arqueólogos se refieren como clásico en la cultura maya se encuentra entre los años 250 y 900 de la era cristiana.

La sociedad maya clásica se extendió sobre lo que es ahora el este de México, la península de Yucatán, Guatemala, Belice y el oeste de El Salvador y Honduras, y comprendía una red de ciudades independientes.

"A diferencia de lo que es hoy Estados Unidos, donde tenemos un Gobierno central por encima de todos los estados, la civilización maya clásica era una serie de ciudades y cada una de ellas con su gobernante independiente", indicó la investigadora.

El equipo de Thompson notó que en las sociedades más autocráticas la desigualdad de riqueza era pronunciada entre diferentes grupos sociales, pero también lo es entre personas que viven en el mismo vecindario y que antes los arqueólogos asumían que eran económicamente sus pares.

En gran medida esta desigualdad está relacionada con el acceso a bienes o las redes comerciales, señalaron los científicos. 

Factores como el tamaño de la casa no dan una imagen absoluta de la riqueza y "todo hay que verlo en sentido relativo", dijo Gary Feinman, otro de los autores del estudio.

Por eso los investigadores observaron un número de variables, aparte del tamaño de la casa.

"Documentamos dónde se ubican estas casas en el paisaje, cuán grandes son, dónde están localizadas en relación unas con otras y qué recursos, como el agua y tierra para cultivo, están cerca", añadió Thompson. 

Así los investigadores hallaron patrones de desigualdad de riqueza bastante coherentes en barrios de dos ciudades mayas en el sur de Belice, aún cuando un vecindario era más rico en general que otro.

"Se ha sabido por décadas, si no por siglos, que la sociedad maya clásica era desigual", apunto Keith Prufer, de la Universidad de Nuevo México (EE.UU.). "Pero lo que podemos añadir es que esta desigualdad se extendía a toda la sociedad, incluso dentro de los vecindarios. Eso no se había documentado bien antes".

Feinman agregó que "hay una conexión estrecha entre cómo se financia el poder y cómo se ejerce y monopoliza el poder".

"Los pueblos pueden establecer y las establecen, con la intención de limitar, de contener el poder -dijo-, pero se requiere de un esfuerzo, la interdependencia entre personas y el reconocimiento de que cooperamos con comunidades que van más allá de uno mismo y su familia".