Egipto abre al público la "tumba sureña" del faraón Zoser tras ser restaurada

EL CAIRO (EFE).- Egipto abrió hoy las puertas al público a la "tumba sureña" del rey Zoser en el sitio arqueológico de Sakkara, a las afueras de El Cairo, después de finalizar un proceso de restauración de quince años que permitirá a los visitantes pasearse por una de las sepulturas del monarca, de 4,500 años de antigüedad.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, Mustafa Waziri, calificó en una rueda de prensa de "histórica" la apertura de este mausoleo tras una restauración que costó, junto a la rehabilitación de la necrópolis, unos 8.2 millones de dólares.

La "tumba sureña" se encuentra al suroeste de la pirámide del faraón Zoser (2687 a.C - 2668 a.C.), "el edificio de piedra más antiguo del mundo", según Waziri, y la predecesora de las majestuosas pirámides de Guiza, situadas un poco más al norte. 

Respecto a la forma de la sepultura, Waziri explicó que, "tras descender las escaleras profundas y llegar al pozo del entierro, se encuentra un ataúd que es considerado uno de los más grandes hechos con piedra de granito rosa, y se compone de 16 bloques de granito rosa cuyo peso total es de 120 toneladas".

Por su parte, el director del departamento de Restauración de Monumentos de Sakkara, Ashraf Owais, dijo que "hace quince años nadie podía bajar a la tumba a causa de los derrumbes, pero los trabajos de restauración demostraron cambios teóricos e información histórica", según la agencia de noticias estatal egipcia MENA.

Owais detalló que "los pasillos de la sepultura tenían piezas de arte llamadas 'fayanes', que son piedras azules similares a las cerámicas que se usaban para decorar los pasillos hace 4,500 años" y que la mayoría de estas "estaban caídas y fueron restauradas y devueltas a su lugar".

La necrópolis de Sakkara es el único yacimiento arqueológico de Egipto donde se pueden encontrar tumbas desde los inicios de la historia del Antiguo Egipto hasta su fin. 

También incluye muchos monumentos de los períodos griego y romano y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979 por la UNESCO.