El experto en barroco del Museo del Prado alertó de la subasta del posible Caravaggio

El experto en barroco del Museo del Prado alertó de la subasta del posible Caravaggio

MADRID (EFE).- Los rumores entre expertos y los movimientos de los marchantes pusieron en guardia al especialista en pintura barroca del Museo del Prado, que avisó el martes al Ministerio español de Cultura: se iba a subastar un posible Caravaggio en Madrid con un precio de salida de 1,500 euros (unos 1,800 dólares).

La llamada se recibió en la Subdirección General de Registros y Documentación del Patrimonio Histórico de España el 6 de abril, dos días antes de la puja prevista, explican a Efe fuentes del ministerio que encabeza José Manuel Rodríguez Uribes, que ha declarado inexportable la obra.

El museo informó de que existían evidencias documentales y estilísticas suficientes para considerar que la pintura que aparecía en el catálogo de la subasta 409 de la sala madrileña Ansorena del día 8 de abril de 2021 atribuida al círculo de José de Ribera podía ser en realidad una obra original del pintor Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610).

La decisión cautelar de impedir la salida del cuadro de España se tomó el miércoles 7 de abril en una reunión extraordinaria de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de bienes del Patrimonio Histórico Español. El informe emitido por el Museo del Prado aportaba argumentos sobre la posible autenticidad de la pintura y su vinculación histórica con el coleccionismo cortesano español de la Edad Moderna.

Ese mismo día, ya declarada la protección sobre la obra, desvela la historia el periódico italiano "La Repubblica", que cita a expertos partidarios de la autoría del genial artista. "Este Cristo tiene toda la pinta de ser un Caravaggio descubierto y puede abrir un nuevo capítulo sensacional en la historia del pintor maldito, fallecido a los 39 años a la espera de ser indultado de una condena por asesinato", aseguraban.

El jueves 8 se tramita la Orden Ministerial por la que se declara la obra inexportable (ya lo era cautelarmente), que es firmada esa misma mañana y se da traslado a la sala de subastas Ansorena.

"Se ha actuado con rapidez y prudencia. Y la suerte en estos casos siempre tiene un papel", admiten a Efe fuentes del Museo del Prado. 

Remarcan que el mundo de los expertos internacionales en pintura barroca no es tan amplio, todos más o menos se conocen, y el especialista del museo pudo alertar al director de la pinacoteca madrileña, Miguel Falomir.

En las últimas semanas se había producido la visita a la sala de Ansorena de expertos como María Cristina Terzaghi, una de las primeras estudiosas del maestro del siglo XVII, y también movimientos entre anticuarios británicos.

Fuentes de esta casa de subastas solo confirman a Efe que el cuadro finalmente no salió a la venta ayer, se ha declarado inexportable y diferentes expertos están estudiando la obra, cuya nueva ubicación no desvelan.

Dos veces se acercó a verla el historiador del arte y catedrático universitario Benito Navarrete. Él es experto en barroco, no específicamente en Caravaggio, matiza en una conversación con Efe. A su juicio, la obra es "claramente caravaggiana", aunque "ciertas deficiencias y problemas de conservación" le hacen no querer opinar sobre su atribución.

"Que el Estado lo haya declarado inexportable me parece ejemplar, sea o no finalmente un Caravaggio. La voz se había corrido entre los marchantes internacionales, que ven en estas obras no su valor artístico, sino como inversión", subraya.

Según afirma, el cuadro pertenece a "unas señoras mayores" de un barrio acomodado de Madrid, que tenían la obra colgada "detrás de una puerta".

La declaración de inexportabilidad es una medida cautelar que puede adoptar Cultura "cuando las circunstancias lo aconsejen", conforme a la ley de Patrimonio Histórico Español.

Incluye la previsión de que se requiera a la región competente, en este caso Madrid, para que se declare la obra Bien de Interés Cultural (BIC).

A este respecto, fuentes del Ejecutivo regional confirman a Efe que "se actuará con la mayor celeridad posible para proceder con la tramitación del expediente", que ha de incluir, entre otras cosas, un estudio técnico, una resolución de la directora de Patrimonio Cultural y el informe de al menos una de las siguientes instituciones: la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, una universidad pública madrileña, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas o un colegio profesional.

Cultura remarca que, dada la celeridad con la que se han producido todos los acontecimientos, es preciso ahora proceder a un estudio técnico y científico profundo de la pintura en cuestión y someterla al debate académico acerca de si la atribución a Caravaggio es verdaderamente plausible y aceptada por la comunidad científica.

Mientras dichos estudios se realizan y se confirma si estamos o no ante un verdadero Caravaggio, el ministerio ha adoptado todas las medidas de las que dispone en el ámbito de sus competencias para proteger jurídicamente la obra.