Homenaje a Agustín Monsreal

Bellas Artes reconocer al escritor, por su libro Los ángeles enfermos

Homenaje a Agustín Monsreal

Ciudad de México.- El  escritor, cuentista y poeta mexicano Agustín Monsreal (Mérida, 1941) —durante la celebración de los 40 años de la publicación de su libro Los Ángeles enfermos— aseguró que en ningún momento quiso ser un escritor de oficio, de profesión, de negocio, sino un escritor por destino.

"Ese destino que a veces sale muy caro y a veces lo pone a uno a la orilla de tirar la toalla; pero finalmente lo que nos salva siempre es el amor, este amor incondicional, indiscutible, insustituible por la literatura, eso es lo que me ha mantenido vivo y vigente", dijo el autor durante el evento realizado en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

En ese sentido agregó que también ese amor manifestado en Los Ángeles enfermos, permite que esté cumpliendo cuatro décadas, "y con salud, porque a mi me da gusto el poder comprobar, en determinados momentos, que es un libro vigente, que puede ser leído después de 40 años de haber sido publicado".

OBRA

 "Los Ángeles enfermos fue el libro con el cual aprendí a caminar en hombros de gigantes, siempre me puse esa meta: treparme a los hombros de los gigantes para poder ver un poquito más allá, no sé qué tanto lo haya conseguido, pero eso sigue vigente en mi, así como el planteamiento que me hice de no ser un escritor de oficio", apuntó quien estuvo acompañado por el ensayista y editor Hernán Lara Zavala (Ciudad de México, 1946), así como del narrador Eduardo Antonio Parra (León, Guanajuato, 1965) y el editor y narrador Fernando Sánchez Clelo (Puebla, 1974).

Añadió también que le ha tocado, como a todos los hombres, tiempos difíciles de vivir; pero "he cumplido el mejor de los pecados que un hombre puede cometer: he sido feliz y eso es de las cosas que no le puedo pagar con nada a la literatura, por eso a los jóvenes, quienes se acercan a la literatura, les recomiendo que únicamente sean felices, aunque se acostumbren y de ahí seguir para todo lo demás".

Durante la celebración se recordó que el texto, evocado por iniciativa del INBAL, a través de la Coordinación Nacional de Literatura, fue publicado en 1979 por editorial Joaquín Mortiz, Serie del Volador, tras obtener un año antes el Premio Nacional de Cuento que otorgaron el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Casa de la Cultura de San Luis Potosí.