La dificultad de amar, una bendición para el vocabulario árabe

La dificultad de amar, una bendición para el vocabulario árabe
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto (EFE).- Durante cientos de años el amor ha sido tabú en la cultura de los árabes, que sin embargo encontraron en una gran diversidad de palabras la forma de no reprimir sus sentimientos creando más de 25 niveles de enamoramiento que abarcan desde el deseo más íntimo al dolor más profundo. 

Poco antes de la llegada del Islam a la península arábiga nació el género poético gazal (piropo, en árabe) en el siglo VII, cuando prominentes autores preislámicos como Imru´l Qais empezaron a desarrollar palabras para expresar los tipos de enamoramiento en tiempos en que estas relaciones no eran bien vistas.

"En nuestra cultura está prohibido tener novio o novia. Así que los poetas se vieron obligados a expresar lo que sentían con metáforas y una gran variedad de palabras", asegura a Efe el filólogo y profesor de la prestigiosa universidad de Al Azhar de El Cairo Mohamed Hamada. 

El hecho de que hombres y mujeres no pudieran mantener contacto fácilmente, ni siquiera visual por el uso del velo integral, generó un deseo por conocer lo prohibido que los árabes canalizaron a través de sus formas de expresión de este sentimiento tan desconocido. 

"Como no se podía tocar ni sentir físicamente, la única manera (de expresar el amor) era a través de las palabras", explica el especialista en lengua y cultura árabe, que asegura que existen más de 25 términos y grados de enamoramiento en esta lengua. 

Según el filólogo y profesor del Instituto Francés de El Cairo Essam al Mohamadi, "cuando algo está prohibido te hace pensar más" y eso llevó a los autores a crear palabras: "la única manera de expresar sentimientos".

"Tenemos muchas palabras que describen el amor entre amantes, pero también el grado de afección o pasión, la manera de amar, lo que haces cuando ves a tu amado o los lugares en los que te encuentras con él", explica el filólogo.

Al Mohamadi asegura que un sentimiento tan clandestino conllevó crear muchas palabras "negativas", relacionadas con el dolor de no poder dar muestras de amor físicas. 

Así, términos como allawa expresan angustia o dolor físico por amar a alguien; alsuhud hace referencia al hecho de no poder dormir como consecuencia del amor, o alsababa, una palabra que representa el dolor de un quemazón provocado por el deseo.

Palabras tan concretas como alshaggu expresan el sentimiento de dolor físico de querer a alguien y no ser capaz de comunicarte o alcanzar a esa persona. 

Otra categoría de palabras mezclan el amor con la demencia, como alwasb (estar enfermo de amor); alwallah, estar embobado; o alhayam, que significa la locura de amar.

Al Mohamadi explica que era tan inapropiado tener sentimientos por alguien que los primeros poemas en árabe, además, no contenían el nombre de la amada del autor.

"Si (un autor) amaba a Fátima, no la podía mencionar ni a ella ni a su tribu en la poesía. Si tampoco se la podía nombrar eso generaba dolor (...) por eso el vocabulario es tan negativo", asegura. 

Sin embargo, también existe una gran variedad de términos para expresar el grado de amor hacia una persona, desde khillah (amistad íntima) hasta alshaghaf (más allá de la pasión), pasando por alsabua (amor de adolescentes).

Este aluvión de palabras, todas ellas con un matiz muy particular que hacen que su traducción sea misión casi imposible tiene otra explicación, según Hamada.

 "El hombre árabe antiguo vivía en un entorno demasiado pobre, como el desierto o las montañas, así que se centró en enriquecer su lengua", apunta el filólogo.