Tunden a la FINA por veto a transgéneros de competencias de mujeres

Tunden a la FINA por veto a transgéneros de competencias de mujeres

A-AA+

 La decisión de la Federación Internacional de Natación (FINA) sobre impedir que atletas transgénero participen en las competencias femeniles ha desatado gran polémica en el mundo deportivo.
Es cierto que la determinación de la FINA tiene la restricción que es para aquellas personas que culminaron su proceso de cambio después de los 12 años de edad, pero eso no exime la polémica a esta situación, ya que hay quien considera que tiene tintes discriminatorios.
Lia Thomas, nadadora transgénero estadounidense, recuerda que "las mujeres trans que compiten en deportes femeninos no amenazan los deportes femeninos en general".
"Las mujeres trans son una minoría muy pequeña de todos los atletas" añade. "Las reglas de la NCAA con respecto a las mujeres trans que compiten en deportes femeninos existen desde hace más de 10 años. Y no hemos visto ninguna ola masiva de mujeres trans dominando".
Es por eso que Thomas está en contra de la medida.
Su historia es una de las más polémicas en el deporte colegial de Estados Unidos, el cual ha dominado durante los más recientes años.
"La gente dirá 'ella sólo hizo la transición para tener una ventaja, para poder ganar'. Hice la transición para ser feliz, para ser fiel a mí misma", asegura. "Habiendo visto ataques tan odiosos contra los derechos trans a través de la legislación, luchar por los derechos trans y la igualdad trans es algo que me apasiona mucho más y quiero seguir".
Una de las atletas estadounidenses que más se ha distinguido por defender las causas de las minorías es la futbolista Megan Rapinoe, quien asegura que esta decisión es "repugnante".
"Muéstrame la evidencia de que las mujeres trans están tomando las becas de todos, están dominando en todos los deportes, están ganando todos los títulos. Lo siento, simplemente no está sucediendo", asegura la campeona del mundo, en entrevista con la revista "Time". "Entonces, debemos comenzar con la inclusión, punto. Y a medida que surjan las cosas, confío en que podemos resolverlo. Pero no podemos comenzar por lo contrario. Eso es cruel. Y, francamente, es simplemente repugnante".