Desestiman demandas de exfuncionarios libaneses contra pesquisa de explosión en Beirut

Desestiman demandas de exfuncionarios libaneses contra pesquisa de explosión en Beirut
Foto: AP

BEIRUT (EFE).- Dos órganos judiciales del Líbano desestimaron este jueves las demandas de un ex primer ministro y cuatro exministros contra la actuación del juez a cargo de investigar la explosión que en agosto de 2020 causó más de 200 muertos y 6,500 heridos en Beirut, por la que los litigantes son sospechosos de negligencia.  

Por un lado, un tribunal rechazó sendos casos presentados contra el Estado libanés por parte del ex primer ministro Hasan Diab y el exministro Nohad Machnouk, que alegaron ser víctimas de "graves fallos" cometidos por el investigador judicial, informó la Agencia Nacional de Noticias (ANN) libanesa. 

Machnouk y Diab, quien dimitió poco después de la deflagración pero se mantuvo en el cargo hasta la formación de un nuevo Ejecutivo el pasado septiembre, deberán pagar además un millón de libras (unos 42 dólares al tipo de cambio de hoy en el mercado negro) como compensación al Estado. 

Otros dos exministros, ambos ya imputados en el caso, han sido obligados a abonar la misma cuantía después de que el órgano rechazase también sus demandas, de acuerdo con ANN. 

Por otra parte, el Tribunal Penal de Casación desestimó también hoy la petición de un cuarto exmiembro del Gabinete libanés en la que solicitaba relevar al magistrado a cargo de la pesquisa, Tarek Bitar, cuyo predecesor ya fue apartado del caso el pasado febrero a petición de presuntos implicados. 

En los últimos meses, los ex altos cargos han presentado en total más de una decena de demandas contra Bitar, varias de las cuales fueron rechazadas, pero sirvieron para paralizar la investigación en varias ocasiones, y se han negado a acudir a declarar ante el juez. 

El Consejo de Ministros libanés no se ha reunido en casi dos meses por presuntas presiones internas para intervenir contra Bitar, algo que el actual primer ministro, Najib Mikati, confirmó a medias tintas a principios de mes. 

Diab y otros líderes, como el jefe de Estado Michel Aoun, reconocieron que sabían de la existencia de las cientos de toneladas de nitrato de amonio que llevaban años almacenadas en el puerto de la ciudad sin medidas de seguridad antes de que explotasen el 4 de agosto de 2020.