Testigo dice que pagó soborno de 250 mil dólares a presidente hondureño

Testigo dice que pagó soborno de 250 mil dólares a presidente hondureño
El presidente de Honduras Juan Orlando Hernández / Foto: EFE

NUEVA YORK (AP) — El exjefe del cartel de los Cachiros, Devis Lionel Rivera Maradiaga, testificó el viernes por la tarde que pagó un soborno de 250 mil dólares al actual presidente de Honduras Juan Orlando Hernández.

El extraficante de droga no especificó cuándo hizo ese supuesto pago. Maradiaga mencionó el dato durante el interrogatorio que le hizo un abogado en el juicio que se lleva a cabo en Nueva York a Tony Hernández, hermano del actual mandatario. Tony Hernández está acusado de tráfico de drogas. 

Rivera Maradiaga testificó que sobornó a tantos políticos en Honduras a cambio de protección en el narcotráfico que "hasta Tinoco Pacheco fue sobornado". Julián Pacheco Tinoco es el actual Ministro de Seguridad de Honduras. 

No es la primera vez que el tema de los supuestos sobornos para la campaña de Hernández ha salido a colación en el juicio del hermano del mandatario, quien ha rechazado previamente los señalamientos. 

Rivera Maradiaga declaró poco antes que pagó entre 500 mil y 600 mil dólares en 2009 al expresidente de Honduras, Porfirio Lobo, a cambio de que le protegiera de la extradición a Estados Unidos. Señaló que Lobo, quien gobernó entre 2010-2014, también le ayudó a lavar dinero que provenía del narcotráfico.

El extraficante, que admitió en la corte ser responsable de 78 asesinatos, habló en el séptimo día de juicio a Tony Hernández.

Rivera Maradiaga también aseguró que los líderes del cartel de los Valle Valle le dijeron en 2014 que planeaban matar al actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, porque éste no les respondía el teléfono después de que ellos habían ayudado a financiar su elección presidencial en la zona de El Espíritu, en Copán.

Según Rivera Maradiaga, los hermanos Valle Valle --Luis y Arnulfo-- le hablaron sobre su plan de asesinato durante una reunión en El Espíritu. El extraficante aseguró que él no se planteaba colaborar en ese asesinato porque ya estaba ayudando a escondidas a la agencia antidrogas estadounidense. "Y además nunca estuvo en mis pensamientos matar al presidente de mi país", dijo.