AMLO pide al G20 relajar deuda a países pobres y crédito barato a los en desarrollo, como México

AMLO pide al G20 relajar deuda a países pobres y crédito barato a los en desarrollo, como México
Foto: EFE

"Espero que seamos capaces de dejar en la historia un ejemplo de cómo hacer frente a una amenaza sanitaria mundial y a una grave crisis económica mediante la aplicación del principio de la fraternidad universal", dijo hoy el Presidente de México a los líderes del G20 o de las naciones más desarrolladas del planeta. El mensaje fue compartido en redes sociales.

Andrés Manuel López Obrador defendió, en la Cumbre Virtual de Líderes del G20, su receta de no contratar deuda y destinar los apoyos no a los de siempre: las grandes empresas, sino a los de nunca: los de abajo, cuya vulnerabilidad los somete primero que a nadie, en contingencias económicas como la que vive hoy el mundo. Hizo una propuesta concreta: bajar el peso de la deuda a los países más pobres, y a los de ingreso medio, como México, darles acceso a créditos con tasas (de interés) tan bajas como las que disfrutan los desarrollados.

"Enfrentar la crisis económica ha sido menos doloroso y complejo que luchar contra la pandemia de la COVID-19. A nosotros nos fue útil abandonar las recetas aplicas durante el periodo neoliberal, empezando por desechar la estrategia de endeudar al pueblo para rescatar a los de arriba", dijo el mandatario.

"Gracias a las medidas de austeridad y al combate a la corrupción, no tuvimos que recurrir a nuevos préstamos y todos los recursos liberados se destinaron de manera directa, sin intermediarios. Se le dio preferencia a los pobres e integrantes de las clases medias, por eso se adelantaron pagos en pensiones. Se mantuvo la entrega de becas escolares y apoyo a agricultores y pescadores. Se amplió el programa de créditos a pequeñas empresas. Se fortaleció el ingreso de las mayorías para evitar que cayera el consumo de alimentos y otros bienes de primera necesidad", agregó.

Esta estrategia coincidió con el milagro del aumento de las remesas enviadas de Estados Unidos por nuestros paisanos, aseguró López Obrador.

La cumbre anual de líderes del G20, marcada por la crisis económica provocada por la pandemia de la COVID-19, comenzó ayer de forma virtual con un discurso transmitido en en directo del rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudí, país organizador del evento al ejercer la presidencia rotativa del grupo.

La pandemia, que ha matado a más de 1.37 millones de personas alrededor del mundo, ofrece al G20 la oportunidad de demostrar cómo ese tipo de agrupaciones puede facilitar la cooperación internacional para encarar crisis de semejante magnitud, aunque también deja al desnudo sus deficiencias.

El G20 está integrado por Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

España es un país invitado permanente, mientras que Suiza, Jordania y Singapur han sido invitados también a participar este año.

En conjunto los países miembros del G20 representan un 85 por ciento de la producción económica mundial y tres cuartas partes del comercio internacional.