Identifican movimientos de presunto asesino de sacerdotes jesuitas

Identifican movimientos de presunto asesino de sacerdotes jesuitas

A-AA+

José Noriel Portillo, alias "El Chueco", identificado como el presunto homicida de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar y un guía de turistas, ha sido visto en las regiones de Cerocahui, Bahuichivo, Porochi, Poblado Rodeo y Urique, en el estado de  Chihuahua; informó esta tarde la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.
La dependencia informó que autoridades locales y federales activaron una célula de búsqueda para dar con presunto líder regional de "Los Salazar", brazo armado del Cártel de Sinaloa, en la sierra sur chihuahuense, acusado del delito de homicidio calificado.
Indicó que, por acuerdo del Gabinete de Seguridad Nacional, se mantiene desplegado un operativo especial para su búsqueda, en coordinación con autoridades estatales y municipales.
La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) puso a disposición de la ciudadanía el número 089 Denuncia Anónima para cualquier información relacionada que lleve a la detención de "El Chueco".
La dependencia difundió la fotografía del presunto homicida, con datos de identidad y número de denuncia.
Ofrecen recompensa de 5 mdp por información de "El Chueco". La Fiscalía General del Estado de Chihuahua (FGE) ofrece una recompensa de hasta 5 millones de pesos a quien o quienes aporten información que conduzca directamente a la captura de José Noriel Portillo Gil alias "El Chueco".
De manera oficial, se confirmó que a este sujeto se le imputan los delitos de homicidio, delincuencia organizada, además es probable responsable de los hechos ocurridos el pasado 20 de junio, en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique.
El Fiscal General del Estado, Roberto Javier Fierro Duarte informó que los trabajos y las acciones efectuadas en los operativos conjuntos desplegados en la región han permitido obtener datos importantes que abonan a la investigación; sin embargo, la participación de la ciudadanía es vital para lograr la pronta ubicación del presunto generador de violencia.