La Inversión. Magia para la estabilidad social

Aquello que une y separa a las personas, no son las diferencias, sino los valores...

Durante el pasado año 2019, la inversión privada cayó en un 12% en relación al año anterior. Se dieron áreas como la industria de la construcción, donde la caída fue del 16%, algo que no veíamos desde la crisis por la devaluación de diciembre de 1994. En la inversión pública también se dió este hecho, ya que no se llevó a cabo la programación anunciada y aprobada por el Congreso de la Unión para el presupuesto de egresos de la Federación y faltó por erogarse un 22%, trayendo con este hecho un severo golpe a la economía de las constructoras. La industria en general, también tuvo una baja considerable del 4.5% en su producción. 

La importancia de la inversión privada y pública es fundamental para la generación de empleos y creación de riqueza. Respecto a la inversión privada, esta es la escuela para emprendedores y es bastante claro que en México el 85% del gran total de la inversión privada es originada por las micro, pequeñas y medianas empresas (comercio-industria, agropecuarias, servicios, etc.) y el 15% restante, corresponde a las grandes empresas. El 80% de los empleos son generados por las MiPyME, y el 52 % del PIB (riqueza generada) también. De ahí la importancia y la responsabilidad del Gobierno (en sus tres niveles) de crear condiciones de seguridad y de certidumbre a la inversión. Esta, tomará sus propios riesgos del negocio. La presencia del Estado de Derecho se manifiesta en garantizar que los contratos se cumplan y los derechos se respeten.

La incertidumbre sobre el futuro del país y de las políticas públicas son factores que inciden en la inversión privada. Tiene que darse apoyo por parte del Gobierno para que fluya la inversión privada y los ahorradores decidan invertir su capital. Los monopolios y el acaparamiento de los negocios y de la obra pública, desaniman al pequeño y mediano inversionista. Somos un país que favorecen estos dos males que sugieren pago de compromisos y posible corrupción. La inversión tiene que ser productiva y más aún la inversión pública, ya que es dinero del pueblo y además requiere de un resultado social. Esto, es una obligación, no una opción. Una rentabilidad social, como lo marca la ley. El mundo al globalizar su información y su economía, se hizo muy sensible y con ello, a cada segundo nos enteramos lo que sucede en todo el orbe. La inversión privada ha estado disminuyendo en México y por ende la generación del empleo formal. En enero pasado, solamente se crearon 68 mil 955 empleos formales; la generación más baja desde enero del 2015. Durante el pasado 2019, México creó 342 mil empleos formales; el país requiere un millón 200 mil al año. El empleo genera estabilidad económica y social, y para ello se requiere de la inversión, tanto pública como privada. No hay de otra. Se debe crear un clima seguro que otorgue certeza a la inversión privada. Única solución. 

P.D. Quizá algún día te des cuenta que la vida no exigía 

tanto de ti, tanto sacrificio, tanto estrés, tanto cansancio. 

Tal vez solo te pedía... ser feliz. 

Consuma lo hecho en México 

y estará dando trabajo a los mexicanos. 

¡México es primero! Febrero 2020