Y Dios creó a la Mujer

"Toda mujer tiene una guerrera en el alma...

Una guerrera que lucha por concretar sueños, que avanza con firmeza, que no se deja vencer por las adversidades y que no se rinde jamás."  

    

  

El título de este artículo es el que se le dió a una película filmada en 1956, dirigida por Roger Vadim y como artista principal, Brigitte Bardot, ícono del cine europeo durante dos décadas y un tema desarrollado en la vida de una joven huérfana. La realidad es que solo estoy utilizando el nombre para insistir que en nuestro mundo, la esencia de la mujer es mágica. Quien no lo entienda así, lo más fácil le es despotricar de ella y lo peor; agredirla verbal y físicamente. 

     El pasado domingo 8 de este mes, se celebró el Día Internacional de la Mujer, un reconocimiento a su presencia en la historia del mundo, en forma muy destacada y no reconocida. Posteriormente se dieron marchas con intención pacífica y con el único motivo de hacer valer una exigencia de sentido común; la equidad de género. Estos eventos fueron organizados por mujeres de todo el país en las principales ciudades, contando con diversidad de edades y clases sociales que tuvo dos características; espontaneidad y mujeres cubiertas del rostro que hicieron explotar bombas molotov, ante la complacencia de las distintas policías donde estos hechos se llevaron a cabo. Estas intervenciones violentas de hombres y mujeres embozados, no es casualidad. El punto es ¿A quién sirven? ¿Quién les paga? ¿Cuál es su objetivo? En política social, partidista y más, nada es casualidad. Todo es inducido. Grafitis, bombas incendiarias hechas en forma casera, etc. Algo, algo no anda bien.      

Hay quien minimiza el justo reclamo y un movimiento pacífico de mujeres en nuestro país, este, con la finalidad de exigir se aplique la igualdad de género en todos los temas y en especial en la violencia en contra de ellas y una equidad en el tema laboral, donde a la mujer no se le dan las mismas oportunidades de ascensos y de sueldos que a los hombres. En México, 24 millones de mujeres trabajan domésticamente con o sin remuneración y 18 millones laboran en áreas remuneradas y fuera del hogar. El punto es que en los datos del PIB, no se considera como valor agregado el trabajo no remunerado. El efecto económico por la ausencia de mujeres en sus trabajos puede ascender a 45 mil millones de pesos solamente por el día 9 de marzo (9M). La participación de la mujer en el mercado laboral en México es todavía muy baja. Menos de la mitad de las mujeres en edad de trabajar tienen un empleo remunerado. De 182 países que publican esta información, México se encuentra en la posición 145 (muy abajo) de la participación femenina en el tema laboral. 

La realidad es que este es un reclamo mundial que debió darse hace miles de años. En México hasta 1953 se les permitió votar políticamente. Increíble. En los puestos directivos de empresas solo el 8% es de mujeres. El grado promedio de escolaridad (2015) es de 9 años para las mujeres y 9.3 para los hombres. Muy similar. El 58% de las mujeres que trabajan en el país lo hacen en la informalidad, sin acceso a prestaciones laborales. La población femenina por edades representa de 0 a 9 años de edad, un 9.8%. de 10 a 29 años, el 21.2%. De 30 a 50 años, el 18.1%. Más de 50 años el 16.3%. La esperanza de vida de la mujer es de 78 años y 72 del hombre. Parece ser que quien no reconoce la igualdad y equidad de género, no admite la inteligencia y calidad humana de un ser extraordinario; LA MUJER. Felicidades en su día y siempre.

P.D. Una mujer no solo es bella por su físico, 

sino también por la arquitectura de su alma. 

Consuma lo hecho en México

y estará dando trabajo a los mexicanos. 

¡México es primero! Marzo 2020