Niñas potosinas, entre la violencia y el abuso

Menores han padecido de delitos como feminicidios y otros atropellos, revela el SNSP

De 2015 y hasta mediados de 2019, en San Luis Potosí 719 mujeres menores de 0 a 17 años de edad fueron víctimas de diversos delitos, tales como feminicidio, tráfico de menores o secuestro, revelaron cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), tratados por la Red por los Derechos de la Infancia en México A.C. (Redim).

En la conmemoración del Día Internacional de la Niña, hoy 11 de octubre, los datos desglosaron que entre 2015 y hasta abril de 2019, se contabilizaron 49 víctimas de corrupción de menores. A su vez, de 2015 y hasta marzo pasado, se totalizaron 23 homicidios dolosos. 

Asimismo, la información compartida por la Redim, describió que entre 2015 y hasta julio de 2019 se registraron 9 feminicidios; 19 homicidios dolosos; 631 lesiones dolosas; 6 secuestros; y 5 casos de tráfico, todos de mujeres menores de 0 a 17 años de edad.  

Aunado a ello, el estado tuvo en 2018 una tasa de 16 a 18 nacimientos registrados de madres entre 10 y 17 años por cada mil mujeres, cifra similar a la nacional, establecida en 17.6, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Es decir, hubo alumbramientos de niñas de 10 años.  

Un entorno violento 

y machista

El 64.9% de las mujeres que habitan en alguno de los seis municipios potosinos con Alerta de Violencia de Género (AVG) ha vivido alguna instancia de violencia sexual a lo largo de sus vidas, reveló en enero pasado el Diagnóstico de Tipos y Modalidades de Violencia contra las Mujeres en el Estado, elaborado por el Colegio de San Luis (Colsan). 

A su vez, la violencia económica y patrimonial fue sufrida por un 50.2%, mientras que la violencia obstétrica fue padecida por el 30.1% de las mujeres que dieron a luz en los últimos tres años.

En relación a los espacios en donde viven la violencia, el 65.3 por ciento lo sufrió en el ámbito de pareja al menos una vez en sus vidas; el 57.2% en el espacio comunitario; el 47.6% en el ámbito familiar, el 42.3% en lo laboral y un 30.1% en el sector escolar.