UTAN: 24 AÑOS DE EXPERIENCIA TRANSFORMANDO VIDAS

UTAN: 24 AÑOS DE EXPERIENCIA TRANSFORMANDO VIDAS

La Universidad Tangamanga, institución con 24 años de experiencia formando profesionistas de excelencia, mantiene su objetivo de impulsar la movilidad social en el estado, así como el compromiso de facilitar el acceso a los jóvenes a un aprendizaje de calidad que les permita desarrollar al máximo su potencial y alcanzar un mejor futuro.

Siendo parte de la red Aliat Universidades, la UTAN busca ofrecer la mejor calidad en contenidos, docentes, así como herramientas que permitan detectar las necesidades académicas y de infraestructura para ejecutar planes de estudio personalizados para cada estudiante, que les permitan tener un modelo de excelencia educativa.

Sus diferentes tipos de enseñanza se adaptan a las necesidades de cada alumno: presencial (híbrido), en línea (ON Aliat) y semipresencial (programa Sedes); de esta forma, los jóvenes de San Luis Potosí pueden contar con una formación profesional privada a precios asequibles, con programas de becas y créditos, así como diversas modalidades de aprendizaje, que les permitan una conexión entre lo aprendido en las aulas y lo que el campo laboral demanda.

Los alumnos que concluyen sus estudios egresan con las herramientas necesarias para vincularse al entorno laboral dado que, en todo momento, se preparan para sacar la mejor versión de sí mismos vinculados con las demandas del mercado.

Fundada en 1997, la Universidad Tangamanga tiene una importante presencia en el Bajío mexicano, siendo la universidad privada más grande del estado de San Luis Potosí con 4 campus localizados en Saucito, Industrias, Tequis y Huasteca. En sus aulas se forman 14,500 alumnos y a lo largo de estos años han egresado 27 mil estudiantes. 

La UTAN se ubica en la posición 44 de las 100 mejores universidades del país y la 22 entre las mejores privadas, según el ranking de “Las 100 mejores universidades de México” que se publica en la Guía Universitaria de los editores de Selecciones Reader’s Digest. 

Los planteles de la UTAN se encuentran en zonas de alta demanda profesional, así como en regiones que tienen un impacto económico importante para el país. Por ello, la universidad mantiene la responsabilidad de preparar a su comunidad estudiantil con un reforzamiento de competencias profesionales tales como: comunicación oral y escrita, trabajo en equipo, resolución de problemas complejos, ética profesional, liderazgo, manejo de las nuevas tecnologías, dominio del inglés, experiencia laboral, entre otros. Cabe destacar que se ubica en primer lugar dentro del ranking de universidades privadas que más eligen los escolares dentro del estado de San Luis Potosí. 

Dentro de su oferta educativa, se encuentran programas de bachillerato, licenciatura y posgrado. Cuenta con 7 facultades: Arquitectura y Diseño, Hospitalidad, Derecho y Ciencias Sociales, Administración y Negocios, Educación, Ingeniería y TI y Ciencias de la Salud.

Asimismo, ostenta el reconocimiento de Instituciones de Alta Calidad otorgado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través del Programa de Mejora Institucional, que avala la calidad académica tanto de las instituciones como de los procesos administrativos, ingresando así al Registro de Instituciones de Excelencia Académica del mismo organismo. 

Nos adaptamos a los cambios

Sin duda, la pandemia del covid-19 vino a cambiar el concepto de educación al que se estaba acostumbrado, sin embargo, la Universidad Tangamanga ya trabajaba con un modelo de educación híbrida y distancia que le ha permitido dar continuidad a los estudios de sus colegiales, bajo un esquema en el cual el alumno adquiere teoría y conocimiento por medio de plataformas virtuales, apoyados en la experiencia de un profesional que le facilitará de modo presencial la comprensión de los temas. 

De esta manera, se fomenta la enseñanza activa, en la cual se promueve el autoaprendizaje; estimula el trabajo colaborativo, así como la interacción en pequeños grupos, y el docente se convierte en un guía, orientando y acompañando al estudiante.  A diferencia del modelo tradicional, este nuevo enfoque de formación permite que el estudiante adquiera conocimientos antes de la clase, lleve a cabo un proceso de análisis, busque soluciones a los problemas que se le presentan y, cuando llegue al aula, comparta la información, fungiendo el docente como un mentor que le ayude a reflexionar y generar respuestas. 

“Sin duda, el futuro de la educación es híbrido y es fundamental que nos adaptemos a los cambios que la situación actual nos demanda. Este modelo de enseñanza integra la inteligencia artificial para ayudar a personalizar el aprendizaje, adaptarse a los individuos, conocer las fortalezas de cada discípulo para impulsar su crecimiento, así como enfocarse más en las competencias individuales para la vida y el trabajo, menos en el conocimiento estático que solo ayuda a ganar en el Maratón”.

Rafael Campos, Rector Institucional de Aliat Universidades

“En esta era disruptiva, es necesario que apostemos a nuevas estrategias educativas para asirnos del impulso que estas generan, ayudando y apostando al crecimiento de los jóvenes del país y de nuestra sociedad en general. La educación sin duda nos va a dar más y mejores profesionistas que el actual mundo laboral nos está requiriendo con la actual pandemia, donde el nivel de educación y de adaptación de las personas a los cambios tomarán un papel fundamental en la empleabilidad y facilidad para encontrar trabajo”.

Leo Schlesinger, Director General de Aliat.