La Comisión Europea recalca que prefiere un impuesto digital global

La Comisión Europea recalca que prefiere un impuesto digital global

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- La vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) para la Digitalización, Margrethe Vestager, subrayó este martes que la Unión Europea (UE) prefiere lograr un acuerdo sobre un impuesto digital a nivel global en lugar de imponer una tasa propia en el club comunitario.

La política danesa se expresó así después de que se dijera que EEUU se había retirado de las negociaciones en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para establecer un impuesto digital en todo el mundo y el gobierno norteamericano matizara que solo ha propuesto "una pausa" en ellas.

"Realmente preferiríamos un consenso global en la cuestión de la fiscalidad digital", declaró Vestager, quien lamentó la decisión de Washington, durante una entrevista organizada por el centro de estudios Atlantic Council.

La vicepresidenta de la CE insistió en que espera que "de un modo u otro" se alcance una solución para todo el mundo porque "realmente es lo mejor si podemos tener un consenso global y después implementarlo en las diferentes jurisdicciones, en lugar de que nosotros aquí, en Europa, tengamos que impulsarlo por nuestra cuenta".

No obstante, señaló que si el convenio en el ámbito de la OCDE resulta imposible, Bruselas avanzará con su propia tasa.

"Nuestra presidenta (de la CE, Ursula von der Leyen,) nos ha pedido hacerlo si es necesario, así que, por supuesto, haremos eso, pero sería la situación absolutamente preferible que pudiéramos tener un consenso sobre estos asuntos", asumió.

El periódico británico "Financial Times" recogió la semana pasada una carta del secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, a los ministros de Finanzas de España, Italia, el Reino Unido y Francia, en las que Washington advertía de que las discusiones habían alcanzado un "punto muerto" y que su país no se veía capaz de acordar cambios que podrían afectar a compañías digitales de EEUU.

Tras la publicación de esa información, la UE dijo seguir dispuesta a introducir su propia tasa digital a nivel comunitario si no se logra un acuerdo global en la OCDE.

Tras ser incapaz de conseguir un pacto entre sus miembros para imponer una tasa digital europea a empresas como Google, Facebook, Amazon o Apple, la UE decidió en 2019 apostar por conseguir un acuerdo global en la OCDE y, si este no llegaba para finales de 2020, hacer una nueva propuesta para introducir su propio impuesto.

En cualquier caso, el Departamento del Tesoro de EEUU matizó el jueves pasado que había propuesto "una pausa" en las negociaciones en la OCDE.

Vestager admitió que le gustaría una relación entre la UE y EEUU "más fuerte" y constató que en la actualidad no se está haciendo "el mejor uso" del hecho de compartir fundamentos e historia "en un mundo que está cambiando de una forma tan dramática".

También se pronunció sobre la relajación de las normas comunitarias de ayudas de Estado durante la pandemia para permitir a los Gobiernos apoyar a empresas en dificultades. Los países con unas cuentas públicas más saneadas, como Alemania, han podido aprovechar más esa flexibilidad que los que tienen deuda y déficit más elevados, como España.

"Algunos pueden hacer mucho y se necesita hacer mucho, y pueden hacerlo, pero otros pueden no ser capaces de hacer lo mismo, incluso si puede ser necesario", argumentó, y añadió que por ese motivo es "tan importante" para la Comisión que se apruebe "de una forma u otra" el plan de recuperación económica tras la pandemia, negociado en la actualidad por los jefes de Estado y Gobierno de la UE.